Inicio Análisis La ley y el fallecimiento de una persona ausente

La ley y el fallecimiento de una persona ausente

derecho a la defensaTodos tenemos que morir, o como mínimo eso parece pues desde toda la historia parece que nadie se ha quedado aquí para seguir viviendo entre nosotros, y cuando uno fallece existen unos procesos legales basados en unas pautas legales. Aquí vamos a tratar sobre lo que dice la ley sobre el fallecimiento de una persona que no se ha podido probar físicamente que ha fallecido.

Declaración de fallecimiento

Lo que concierne a la declaración de fallecimiento de una persona física en estos términos que ha fallecido se encuentra regulado en el Código Civil, y concretamente en el ordenamiento sujeto al Código Civil español ello se encuentra establecido a partir del artículo 193 del mismo.

Así, y en relación a cuando procede declarar el fallecimiento de una persona ausente y que está conste cómo legalmente fallecida (más allá de la muerte “normal” que se produce con una persona de cuerpo presente que termina por ejemplo en un hospital donde se dicta su fallecimiento), hemos de estarnos al tenor de lo que se establece en el mismo artículo 173 del CC y también en el artículo 194 del CC. Así los mismos establecen que se procederá a la declaración de fallecimiento:

1- Transcurridos diez años desde las últimas noticias habidas del ausente, o, a falta de éstas, desde su desaparición.

2- Pasados cinco años desde las últimas noticias o, en defecto de éstas, desde su desaparición, si al expirar dicho plazo hubiere cumplido el ausente setenta y cinco años. (Los plazos expresados se computarán desde la expiración del año natural en que se tuvieron las últimas noticias, o en su defecto, del en que ocurrió la desaparición).

3- Cumplido un año, contado de fecha a fecha, de un riesgo inminente de muerte por causa de violencia contra la vida, en que una persona se hubiese encontrado sin haberse tenido, con posterioridad a la violencia, noticias suyas. En caso de siniestro este plazo será de tres meses. (Se presume la violencia si en una subversión de orden político o social hubiese desaparecido una persona sin volverse a tener noticias suyas durante el tiempo expresado, siempre que hayan pasado seis meses desde la cesación de la subversión).

Todo ello en el artículo 193 del CC, en el artículo 194 del CC se dicta que procederá a la declaración de fallecimiento:

1- De los que perteneciendo a un contingente armado o unidos a él en calidad de funcionarios auxiliares voluntarios, o en funciones informativas, hayan tomado parte en operaciones de campaña y desaparecido en ellas luego que hayan transcurrido dos años, contados desde la fecha del tratado de paz, y en caso de no haberse concretado, desde la declaración oficial del fin de la guerra.

2- De los que se encuentren a bordo de una nave naufragada o desaparecidos por inmersión en el mar, si hubieren transcurrido tres meses desde la comprobación del naufragio o de la desaparición sin haberse tenido noticias de aquellos. (Se presume ocurrido el naufragio si el buque no llega a su destino, o si careciendo de punto fijo de arribo, no retornase, luego que en cualquiera de los casos hayan transcurrido seis meses contados desde las últimas noticias recibidas o, por falta de éstas, desde la fecha de salida de la nave del puerto inicial del viaje).

3- De los que se encuentren a bordo de una aeronave siniestrada, si hubieren transcurrido tres meses desde la comprobación del siniestro, sin haberse tenido noticias de aquellos o, en caso de haberse encontrado restos humanos, no hubieren podido ser identificados. (Se presume el siniestro si en viaje sobre mares, zonas desérticas o inhabitadas, transcurrieren seis meses contados desde las últimas noticias de las personas o de la aeronave y, en su defecto, desde la fecha de inicio del viaje. Si éste se hiciere por etapas, el plazo indicado se computará desde el punto de despegue del que se recibieron las últimas noticias).

Después de la declaración de fallecimiento

Hasta aquí vemos la forma en cómo se declara el fallecimiento de una persona que no se pueda comprobar físicamente que ha fallecido. Ahora veamos lo que sucede después de esta declaración de fallecimiento, lo que sucede cuando la persona ya está oficialmente fallecida.

Pues bien, una vez se ha realizado la declaración de fallecimiento y la misma ya es firme, según establece el artículo 196 del CC “se abrirá la sucesión en los bienes del mismo, procediéndose a su adjudicación por los trámites de los juicios de testamentaría o abintestato, según los casos, o extrajudicialmente”.

Y dentro de este proceso de sucesión será “obligación ineludible de los sucesores, aunque por tratarse de uno solo no fuese necesaria partición, la de formar notarialmente un inventario detallado de los bienes muebles y una descripción de los inmuebles”.

Y todo ello tiene relación, pues todo lo anterior nos puede llevar a una pregunta final: ¿qué sucedería si después de la declaración de fallecido el fallecido ausente apareciese vivo?

Pues bien, la respuesta a esta pregunta la encontramos en el artículo 197 del CC y el mismo nos dice que “si después de la declaración de fallecimiento se presentase el ausente o se probase su existencia, recobrará sus bienes en el estado en que se encuentren y tendrá derecho al precio de los que se hubieran vendido, o a los bienes que con este precio se hayan adquirido; pero no podrá reclamar de sus sucesores rentas, frutos ni productos obtenidos con los bienes de su sucesión, sino desde el día de su presencia o de la declaración de no haber muerto”.

Artículos similares

SIN COMENTARIOS

Deja tu comentario