Algunas consideraciones interesantes acerca del trabajo de los abogados

0
2027

Ya en otras ocasiones, desde La Web Legal hemos dedicado unas líneas a destacar algunas consideraciones de interés que versan sobre el trabajo de los abogados. En el caso que hoy nos ocupa, queremos profundizar en varios aspectos relevantes de la profesión, tales como las ganancias, el prestigio, la especialización, etc.

Sin duda, a la hora de decantarse por esta carrera y profesión se requiere una gran vocación y debemos enfrentarnos, durante el proceso, a largas horas de estudio e importantes desembolsos económicos que, eso sí, tendrán a posteriori su compensación.

Su papel a lo largo de la Historia

Sin duda, los abogados son un activo valioso y vital en cualquier sociedad. Y además lo han sido a lo largo de la Historia, puesto que han existido posiblemente ya desde la Grecia Antigua, donde se les conocía como “oradores”, tal como atestiguan escritos como el del juicio de Friné, en el que la joven salió exculpada gracias a la estrategia de su defensor. No obstante, fue en Roma donde se desarrolló por completo la figura del abogado (advocatus, que significa “llamado”), carrera negada en general a las mujeres de la época. Durante la Edad Media, la profesión del abogado se desarrolló en Europa de forma diferente según el país. De este modo, En España, por ejemplo, los abogados no gozaban de libertad de acción y se encontraban sometidos al imperativo de superiores que impedían en muchos casos que se defendieran de forma efectiva los intereses del cliente. No sucedía lo mismo en países como Francia, en los que el abogado gozaba de una cierta libertad que le permitía ejercer con mayor transparencia y garantías de éxito.

Con el paso de los siglos, la profesión se ha ido regulando y aumentando su prestigio. Además, hoy en día, podemos decir que un abogado goza de independencia y libertad para solucionar los conflictos de sus clientes, en la mayoría de los casos.cosas interesantes sobre abogados

Estatus, salario y prestigio

Dentro del ámbito legal, uno de los profesionales que históricamente ha estado mejor remunerado es el abogado (aunque evidentemente el prestigio y el éxito deberá ganarse). No obstante, no podemos obviar que en los últimos años, y a pesar de no haber sufrido al máximo las consecuencias de la crisis, se ha ido abriendo cada vez más la brecha salarial existente entre los grandes bufetes y los profesionales autónomos, la diferencia dependiendo del tipo de clientes, nivel de experiencia, zonas geográficas, etc. Además, es de destacar el caso de los abogados de oficio, que en los últimos años han ido viendo mermados cada vez más sus salarios.

A la posibilidad de acceder a unos buenos beneficios económicos, se suma el prestigio del que, desde hace muchas generaciones, goza la figura del abogado. Es cierto que llegar al éxito no es fácil, pero una vez situados en la élite, una vez que hemos alcanzado un estatus destacado, la imagen del abogado desprende confianza, autoridad, glamour y prestigio.

Gran profesionalidad y posibilidad de ayudar

No debemos olvidar que el abogado soluciona problemas, por lo que siempre su labor será ayudar o intentar ayudar a los ciudadanos. Dentro de esta máxima, además, un abogado puede ayudar de varias formas. Pueden representar en causas legales a clientes que pagan sus servicios, pueden solucionar los problemas a través del trabajo de oficio a aquellas personas que necesitan de asistencia jurídica pero que no pueden costearse un profesional del sector privado, o incluso, pueden ayudar de forma altruista a personas o grupos de afectados sociales, etc., sin percibir remuneración alguna por sus servicios de asesoramiento legal. Dicho lo cual, concluimos tal como empezábamos: la razón de ser de un abogado es la ayuda a los demás.

Además, se trata de una carrera que requiere de gran profesionalidad, carga intelectual, capacidades innatas y un sinfín de requisitos necesarios para desempeñar la ardua labor. Los abogados se enfrentan día a día a variados procedimientos y casos, de mayor o menor complejidad, pero siempre se requiere de ellos la mejor solución, por lo que deben ser capaces de resolver problemas, analizando, pensando “como abogados” y utilizando su intelecto para alcanzar el éxito. En el transcurso de su labor profesional el abogado desarrolla sus habilidades intelectuales, su razonamiento crítico y su capacidad de análisis, y adquiere así, en la mayoría de los casos, una perspectiva del mundo diferente.

Especialización

Si bien es cierto que oficialmente no existe la especialización en la profesión del abogado, no es menos cierto que cada vez más, estos deciden situarse en nichos determinados con el fin de convertirse en eminencias en su campo. Desde La Web Legal creemos que la especialización es una buena opción y que reporta más ventajas que inconvenientes al abogado. En nuestro buscador mostramos el listado de profesionales segmentado por “especialidades”, con la intención de facilitar al máximo la búsqueda de los usuarios.

¿Dónde se desarrolla el trabajo de los abogados?

Cuando un estudiante del Grado en Derecho comienza sus estudios, probablemente se vea en un futuro más o menos cercano trabajando en los Tribunales; entrando y saliendo a diario de los juzgados, etc. Es cierto que puedes enfocar tu carrera hacia el asesoramiento y defensa en los Tribunales o convertirte en un abogado de oficio, en juez, etc., pero también puedes elegir dedicarte, como abogado, a otro tipo de asuntos, tales como la redacción de documentación contractual, el asesoramiento a los clientes en temas específicos, etc. (ver salidas profesionales del Grado en Derecho).

Secreto profesional.

¿Existe el secreto profesional entre cliente y abogado? Pues sí. Un abogado no puede desvelar la información facilitada por su cliente, aun tratándose de la confesión de un crimen, ni siquiera en el transcurso de un juicio. Este principio está basado en la necesaria confianza que el ciudadano deposita en su abogado, que en ningún caso podrá ser llamado después a declarar como testigo en su contra pues se vulnerarían todos los derechos legales, jurídicos y sociales. Cosa bien distinta sería que un cliente confesara su intención de cometer en el futuro un delito. En este caso, el abogado debería ponerlo inmediatamente en conocimiento de la autoridad.

¿Siempre se paga por adelantado?

¿Siempre hay que pagar por adelantado al abogado que nos representará? No. Esta forma de actuación de los abogados facilita en gran medida el acceso a la justicia de los ciudadanos, pues con ella, el profesional solo cobra sus honorarios si gana el procedimiento. Es de suponer que se trata de casos en los que el demandante solicita una cuantía económica, que servirá para pagar, en un porcentaje, al profesional legal.

Conflicto de intereses y otros valores éticos de la profesión.

Las exigencias éticas de una profesión como la del abogado, requieren de una gran lealtad. Un abogado no debe permitir que interfieran en sus casos ni sus intereses particulares ni los de cualquier otra parte. Además, debe evitar la representación simultánea de varios clientes cuyos intereses entren en conflicto (aunque no se trate siquiera del mismo caso).

De su conducta, la Sociedad en general espera independencia, respeto a la justicia, probidad, dignidad y honorabilidad. Siempre se le presupone la actuación de buena fe y debe intentar llegar a la resolución del conflicto, siempre que el tipo de caso lo permita, de la forma más sencilla, evitando en la medida de lo posible llegar al procedimiento judicial. Para ello puede valerse del diálogo o de cualquier otro procedimiento extrajudicial que solucione dicho conflicto.

Influencia en el cambio social

Se trata quizás de un arma de doble filo, pues coloca “sobre sus espaldas” una inmensa responsabilidad que deberá ser bien gestionada. Las grandes salidas profesionales que ofrece la carrera de Derecho, coloca a los abogados en puestos que históricamente han sido decisivos para los cambios sociales. Legislan, regulan la aplicación de la justicia y los diferentes tribunales, forman, en muchos casos, parte del Gobierno, etc. Son sin duda importantes agentes de cambio.

Leer “10 señales de que podrías ser un buen abogado“.