Sobre las loterías en el Estado español

0
2237

En primer lugar diremos que frente a la creencia de que los sorteos de loterías y apuestas del Estado español no están regulados, existe una legislación clara que se articula desde el Ministerio de Hacienda en la que se establecen las líneas generales de cada uno de dichos sorteos.

¿Son legales tanto la reventa de boletos como las participaciones de lotería?

En principio no, tal y como se recoge en los textos legales que regulan las mismas.

Loterías y apuestas del EstadoSin embargo, muchos niños venden décimos de lotería desde sus colegios para costearse viajes, o la Iglesia del Pueblo para comprar un manto a la Virgen, o las asociaciones sin ánimo de lucro para ayudar a los más necesitados; también se utiliza esta reventa por parte de particulares, para conseguir un sobresueldo de cara a las fiestas navideñas o como negocio familiar.

El procedimiento más común es adquirir un número completo (100 hojas de 10 décimos cada una) o una parte del mismo, al precio de 20 euros el décimo para luego venderlos a 23 euros, con lo que se obtendrá un beneficio de 3 euros, que aumentará hasta un mínimo de 5 euros si de cada décimo hacemos participaciones.

Tal y como se desprende del decreto de 23 de marzo de 1956 del BOE nº 113 de 22 de abril de 1956, esta Ley, en su artículo 2, estaría prohibiendo todas las actividades anteriormente planteadas cuando expone que “Considerada la lotería nacional como un servicio explotado por la Administración, y sus billetes como efectos estancados, se declara prohibida la reventa de los mismos con sobreprecio, castigándose esta reventa con arreglo a la legislación vigente en materia de contrabando y defraudación.

Esta idea se asienta además en el artículo 8 de la misma, cuando se nos dice lo siguiente: “La venta de billetes sólo podrá efectuarse en las Administraciones de Loterías legalmente establecidas, cuyos titulares, si lo estiman necesario, podrán valerse de vendedores autorizados que exclusivamente dependan de los mismos (…).

Si nos centramos en el asunto de las participaciones de la lotería, en el mismo texto, pero ya en el artículo 274, se advierte a los propietarios de las Administraciones de Loterías del Estado sobre la prohibición de expedir participaciones de lotería. Se deja una puerta abierta, permitiéndolas bajo su responsabilidad (en caso de que haya cualquier tipo de problemas siempre se resolverán entre la Administración y los clientes) y sin exigir a cambio ningún tipo de sobreprecio, premio o donativo. Con respecto a este último asunto, se podrá autorizar desde el Ministerio de Hacienda el cobro de participaciones con cobro de un recargo, en ningún caso superior al veinte por ciento del importe de las mismas, en algunos casos y para organizaciones que se encargan de obras benéficas y protectoras de personas con discapacidad o de la infancia.

De todo lo anterior podemos sacar una reflexión concreta, y es que no solo esta “situación alegal” se está produciendo, sino que la Administración y los distribuidores son, en cierta medida, consentidores de la misma, pues estas ventas por parte de particulares no hacen más que reportarles grandes beneficios. No olvidemos que cuanto más vendan los niños del Colegio, las Asociaciones, las agrupaciones musicales, las Parroquias, los partidos políticos, etc., mayor será el beneficio de todas las partes.

Este tipo de reventas y participaciones de lotería tan asiduas son cuanto menos, alegales, y en teoría, conllevarían algún tipo de sanción en cada caso.Pero tranquilos, porque al tratarse de una actividad que a priori no perjudica, sino que reporta grandes beneficios a las arcas del Estado, es lógico pensar que no se perseguirá dicha actuación. A modo de opinión particular, es posible que en un futuro esta legislación cambie para convertir la venta de participaciones y la reventa de décimos por parte de particulares y Asociaciones en una práctica completamente legal, pues se encuentra extendida en la sociedad y representa una fuente de ingresos importante para diversas actividades.

¿Cuánto, quién y cómo pagamos a Hacienda cuando ganamos la lotería?

– Loterías que hasta hace poco estaban exentas de tributar, como Cruz Roja, la ONCE, etc., están ahora sujetas a los tributos.

– Se toma como base imponible el importe total del premio, pero quedan exentos los 2.500 primero euros o su parte proporcional en apuestas inferiores a cincuenta céntimos de euros.

El tipo de gravamen asciende al veinte por ciento del premio.

– La retención será aplicada directamente antes del cobro; es decir, es la Administración la que le abonará el premio una vez retenida la cantidad proporcional de impuestos y el ganador no tendrá por tanto que incluirla en la declaración de la renta del año.

En la lotería de navidad el importe final del Gordo es de 320.000 euros al décimo (una vez retenidos los impuestos).

 

Por último, desde La Web Legal solo nos queda felicitarles si han sido ustedes beneficiados hoy por la lotería de navidad y aconsejarles cautela a la hora de invertir sus ganancias, pues mover el capital es arriesgado y en algunos casos el mismo se puede esfumar con la misma celeridad con la que llegó.