Ayudas para los autónomos

0
543

La actividad por cuenta propia es una actividad profesional y económica que beneficia al conjunto de la sociedad y, por ello, la misma es (o debería ser) respaldada por las autoridades. Sea como fuere lo cierto es que, en un grado u otro, existen ciertas ayudas para aquellas personas que deseen iniciar y realizar una actividad por cuenta propia.

En realidad, el asunto de las ayudas para los autónomos no es ni mucho menos un asunto estático, es algo que se va actualizando con el tiempo y puede decirse que anualmente existen unos parámetros determinados. Posteriormente, esos parámetros se van actualizando y también pueden ir apareciendo y desapareciendo en otros periodos de tiempo nuevas ayudas para los autónomos, subvenciones, etc.

Una de las principales ayudas que, con carácter general, se ofrecen a los autónomos es el establecimiento de una cuota fija reducida, de una especie de tarifa plana, en las cotizaciones sociales para las personas que desean iniciar su actividad autónoma por primera vez.

La anterior sería una de las medidas más generales y conocidas, a la vez que más focalizadas directamente en la actividad autónoma per ni mucho menos es la única. Lo que si resulta cierto es que también tendremos que fijarnos mucho en lo que establece, por ejemplo, cada comunidad autónoma y a veces, incluso, cada ciudad para encontrar el mapa de ayudas, subvenciones e incentivos que se pueden encontrar para los y las profesionales autónomos.

Regresando al terreno general, también se podría hablar de la capitalización de las prestaciones por desempleo como una especie de forma de ayuda a la actividad autónoma, pues aunque no es una ayuda directa a los autónomos si que puede ayudar e incentivar a establecerse por cuenta propia el poder percibir de una sola vez la cuantía del desempleo.

Siguiendo en el ámbito general, aunque con las particularidades que en cada comunidad puedan existir, por ejemplo, resulta muy relevante la subvención de hasta 10.000€ existente para establecerse como autónomo si la persona que desea iniciar su actividad por cuenta propia es una persona situada en alguno de los colectivos habilitados para ello: desempleados de todo tipo, incluyendo personas discapacitadas y aumentándose el tope de subvención máximo que exista en el caso de ser una mujer víctima de violencia de genero.

Por supuesto, estas subvenciones no son incondicionales y se ofrecen siempre que se cumplan unos requisitos mínimos establecidos como, por ejemplo, la obligación de destinar una parte de esa cuantía en inversión de inmovilizado de la nueva actividad o en el compromiso de mantener la actividad autónoma por un determinado periodo mínimo de tiempo.

Otro tipo de ayudas se encuentra en la subvención de hasta un 75% de los cursos que se reciban con un tope máximo de 3000€, lo mismo sucede con las subvenciones para recibir asistencia técnica para el desarrollo de la actividad pero en ese caso el límite se sitúa en los 2000€ y luego también existen ayudas focalizadas en otorgar créditos financieros con unas condiciones económicas mejores a las existentes en el mercado.