El caso de Cadbury contra Mederer

0
783

La denominada “Guerra de las gominolas” parece que ha llegado a su fin y es que después de mucho tiempo parece que todo va a quedar mucho más claro a raíz de la sentencia emitida por el TGUE (Tribunal General de la Unión Europea), un tribunal que ha dictado sentencia y que va a traer la paz a un escenario de cruenta guerra que se venía desarrollando.

Puede que muchas personas no sepan a lo que cabe referirse cuando se habla de “Guerra de las gominolas” e, incluso, puede haber más de una persona que hablar de una guerra que lleva ese nombre le parezca broma, y muchas más pueden pensar que hablar de cruenta guerra para un litigio entre marcas comerciales no es lo más acertado pero, en realidad, ni es broma ni no es cierto que la “Guerra de las gominolas” no haya sido cruenta, lo ha sido y mucho.

Ciertamente, cuando se habla de la “Guerra de las gominolas” en pureza no se está hablando de una sola contienda de una enseña contra otra, sino que se está hablando de todas las batallas que dentro del sector de las golosinas se llevan dirimiendo en los últimos tiempos, batallas corporativas por el uso de la marca de una enseña respecto a otra o por muchos otros motivos que se han llevado ante los tribunales.

Tal y como se ha indicado en el párrafo anterior, hablar de la “guerra de las gominolas” en realidad es hacerlo de un conjunto de batallas que se han librado y libran en el sector pero, sin duda, la batalla más grande es la que han dado pie las dos empresas nombrada en el título de este artículo y es la resolución de este asunto la que bien puede poner fin a la “Guerra de las gominolas” prácticamente en conjunto dado el peso de esta causa en el conjunto de la contienda.

cadburyPara poner el asunto en situación debe verse un asunto que ha traído mucha cola, pero que ya ha llegado a su fin: la empresa alemana Mederer pretendía registrar como suyo el término “Gummy” para su uso en España y lo hizo con una grafía que resultaba casi idéntica a la que ya tenía registrada la empresa británica Cadbury. Después de mucho litigar, los tribunales han dado la razón a esta última, han resuelto a favor de Cadbury, confirmando la exclusiva de Cadbury como titular del término Gummy para que éste sea también utilizado en suelo español.

Para entender el asunto en toda su dimensión debemos remontarnos seis años atrás, concretamente debemos llegar hasta el año 2010, ya que en ese año la empresa alemana solicitó el registro comunitario de la enseña Gummi Bear-Rings. Cadbury no se quedó con las manos cruzadas y presentó oposición a tal registro ante la OAMI (Oficina de Armonización del Mercado Interior) al entender Cadbury que tal registro de la empresa alemana atentaba contra sus derechos como titular de las marcas registradas por ella con el término Gummy con anterioridad.

Ante tal oposición de Cadbury, la OAMI resolvió dando la razón a ésta, pero no estando conforme Mederer la misma llevo el asunto a los tribunales y es, ahora, el pasado 26 de febrero cuando el asunto ha quedado definitivamente finiquitado.

medererConcretamente, el tribunal europeo ha determinado que resulta esencial para llegar a la sentencia que se ha llegado el entender que el uso del término Gummy no puede ser entendido como algo general que se refiere a cualquier gominola. Este argumento del uso general del término es el que defendía la empresa alemana Mederer y el tribunal europeo ha desestimado tales argumentos al entender lo que se expondrá en el siguiente párrafo.

El tribunal europeo ha entendido que no puede entenderse que cuando se habla de una “gummy” se está hablando de una golosina en general pues en mercados como el español la enseña gummy ya va asociada por el público a los caramelos que desde hace años lleva vendiendo Cadbury.

Así el TGUE estima que la utilización del término ‘gummi’ aunque presente una ligera alteración de la grafía no puede ser utilizado por otra marca ya que podría generar confusión en el consumidor y un evidente perjuicio para la empresa Cadbury.