Coberturas legales recomendadas para una familia

0
26

Si hay algo que es rigurosamente cierto en nuestro día a día es que el mundo del derecho lo invade absolutamente todo en nuestras vidas. Sin darnos cuenta nos enfrentamos constantemente a múltiples situaciones que son reguladas por alguna norma jurídica. Ya sea comprando un producto, contratando un servicio, alquilando una casa o un coche, redactando un testamento…

Por supuesto, los problemas derivados de nuestra interacción constante con el mundo jurídico, son muy habituales en nuestra sociedad, por lo que conviene estar bien asesorado y preparado para cualquier contingencia de esta índole que pueda surgir. Para ello existen opciones de seguros de defensa jurídica muy interesantes para una familia, a precios muy ajustados.

Seguros de defensa jurídica para las familias

Un buen seguro de defensa jurídica te servirá para solventar todos esos problemas legales que se te pueden presentar en tu día a día y de los que hablábamos en la introducción de este artículo. Sin un seguro de este tipo, si te ves inmerso en una de estas situaciones te verás obligado a contratar un abogado de forma independiente, y eso no es precisamente barato en la mayoría de las ocasiones.

Coberturas legales recomendadas para tu familia

A la hora de buscar un seguro de asistencia jurídica para nuestra familia debemos asegurarnos que el producto contratado disponga de un mínimo de coberturas legales, asegurándonos de esta forma que es útil para cualquier situación legal que se nos pueda presentar.

Coberturas legales recomendadas para una familia

Otro aspecto fundamental es la necesidad de tener a nuestra disposición abogados de familia especializados, que nos asesoren de forma totalmente personalizada.

En nuestra opinión, cualquier familia debería estar asesorada y protegida al menos para las siguientes vicisitudes:

  • Familia: asesoramiento en regímenes económicos matrimoniales, capitulaciones, separación y divorcio, parejas de hecho, testamentos y herencias, procedimientos penales, solicitudes ante las administraciones públicas, tributación y fiscalidad, responsabilidad civil de los hijos menores y protección del menor ante bulling, acoso escolar o ciberacoso, etc.
  • Vivienda: asesoramiento en la compra de una vivienda, circunstancias derivadas de la participación en una comunidad de propietarios, contratos de arrendamiento (alquileres), fiscalidad, contratación de servicio doméstico, etc.
  • Consumo: asesoramiento ante cláusulas abusivas y reclamaciones de todo tipo (incluso en compras online), protección de datos personales, etc.
  • Trabajo: asesoramiento respecto a cualquier circunstancia derivada de un contrato de trabajo, despidos, dimisiones, reclamaciones judiciales de cantidades, sanciones tanto al trabajador como al empresario, accidentes de trabajo, enfermedades profesionales, Seguridad Social, Fiscalidad, Expedientes de regulación de empleo (ERE´s), etc.
  • Economía: sobre todo lo referente a impuestos, exenciones, deducciones, bonificaciones, rendimientos (trabajo personal / capital inmobiliario / capital mobiliario), declaraciones de hacienda, impuestos autonómicos o locales, entidades de crédito, entidades aseguradoras, etc.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de asistencia jurídica familiar

Si importantes son las coberturas, no lo son menos otros aspectos menos llamativos (pero si importantes) de este tipo de seguros:

  • Disponer de asesoramiento telefónico de un abogado. Este aspecto lo consideramos fundamental, ya que la asesoría telefónica se puede realizar de manera inmediata, sin esperar una cita al uso con un abogado. En muchas ocasiones, estar informado desde el minuto uno de como proceder en un asunto legal es vital para nuestros intereses, para no viciar un procedimiento con las primeras decisiones inadecuadas.
  • Revisión y redacción de documentos y contratos. Otro aspecto de vital importancia. Si no queremos tener sorpresas, futuras por ejemplo al alquilar una vivienda en propiedad, lo ideal es que un profesional del derecho nos revise nuestro contrato y que realice los cambios necesarios para asegurar nuestros intereses.
  • Que incluya la defensa penal, civil, fiscal, laboral y ante las Administraciones Públicas. De esta forma podremos mantener nuestra defensa profesional ante cualquier procedimiento de esta índole, sin tener que abonar cuantiosas sumas de dinero a un abogado especializado.

Además de lo anterior es muy importante que incluyas a todos los menores de edad que deseas que estén incluidos en un seguro de este tipo, y revisar previamente a contratarlo de los periodos de carencia que normalmente se incluyen al contratar uno de estos seguros.

En resumen, podemos concluir que en la sociedad que actualmente vivimos, influenciada constantemente por todo tipo de normas legales, resulta muy conveniente para cualquier familia estar cubierta por un seguro jurídico que nos cubra cualquier circunstancia de las que hemos hablado en este artículo.