Cómo denunciar el acoso escolar

0
630

El acoso escolar es una grave “enfermedad” que afecta a nuestra sociedad y que, lamentablemente, se ceba en uno de los eslabones más débiles. El acoso escolar, o también denominado bullying se ceba en más niños y adolescentes de los que podamos llegar a imaginar. Si no sabes cómo denunciar el acoso escolar, continúa leyendo.

El acoso escolar es un asunto muy delicado que no puede resolverse desde un único prisma. Para paliar y combatir el acoso escolar toda la sociedad debe implicarse. Debe implicarse la comunidad educativa, deben implicarse las administraciones públicas, deben implicarse las familias y, en general, debe implicarse cualquier público o privado que directa o indirectamente pueda hacer algo al respecto.

Cuando se sufre acoso escolar las consecuencias pueden ser desastrosas, pueden acabar con la psique del o de la menor afectada y, por ello, es muy importante atajarlo rápido. En este punto es importantísima la labor de prevención que pueda hacerse, así como es vital que funcionen todos los mecanismos de detección precoz que deben haber establecidos. La detección temprana del acoso escolar es crucial para evitar males mayores, males que podrían acompañar al acosado a lo largo de toda la vida.

Las medidas de prevención y de detección precoz están muy bien, pero éstas por sí mismas no siempre son capaces de evitar todos los casos de acoso escolar que se producen, ni mucho menos. El acoso escolar es una realidad lamentablemente creciente y, cuando se produce, hay que cortarla de raíz, hay que actuar rápidamente para evitar que pueda producir esos males mayores que se mencionaban.

Cuando se tiene la ligera sospecha de que nuestro hijo o hija puede estar siendo víctima de acoso escolar lo más importante antes que todo es establecer un clima de confianza con él o ella para que nos explique lo que está sucediendo y en base a ello tomar cartas en el asunto si vemos que la cosa tiene visos de ser verdadera.

En tal caso el primer paso será acudir al centro escolar a hablar con los responsables del mismo. Hablar con dirección, con los profesores, y con cualquier miembro del consejo escolar que corresponda, es importante. A la vez es importante mandarles un escrito exponiendo la situación por escrito y exigiendo soluciones. Acudir al AMPA tampoco es una mala decisión.

Si la cosa prosigue y vemos que con nuestros contactos en el centro escolar no conseguiremos sacar el agua clara, nos niegan los hechos o no conseguimos que se resuelva del todo la situación, lo mejor es acudir sin dilación a los órganos territoriales de educación. Existen mecanismos que los poderes públicos tienen establecidos de inspección y otros que pueden ayudarnos a resolver la situación.

Con todas estas medidas se debe haber conseguido evitar que la situación de acoso se mantenga y que se hayan tomado las medidas pertinentes para evitar que ello sea así y también para que se hayan establecido los mecanismos de control y seguimiento para que esa situación de acoso escolar no se vuelva a producir en ningún caso.

Esperamos que estos consejos os ayuden a estar más preparados para afrontar este grave problema de nuestra sociedad actual.