¿Cómo puedo contactar con un buen abogado?

0
2585

Prácticamente todas las personas, a lo largo de su vida y muchas veces en más de una ocasión, necesitan la ayuda y asesoramiento de un abogado. Cuanta más gravedad o complejidad refiera el caso que tenemos “entre manos”, más nos preocupará encontrar un buen profesional que resuelva satisfactoriamente nuestros asuntos.

Sabemos por experiencia que un procedimiento se puede “ganar” dependiendo de que hayamos elegido, o no, un buen abogado.

Por tanto, la elección debe ser cuidadosa y selectiva. Debemos buscar referencias y asegurarnos de que el abogado elegido cuente con la experiencia necesaria para llevar adelante nuestro caso. No olvides que existen abogados especializados que conocen los vericuetos legales de cada procedimiento al dedillo.

Buscaremos aquel profesional que sobresale en la profesión y preferiblemente en la especialidad que necesitamos para cada caso concreto. Ten en cuenta que el mundo jurídico es muy amplio y que, si bien no existe la especialización formal, hay abogados que se han centrado en un nicho concreto. Una buena forma de comenzar es acudiendo a los buscadores de abogados de la red, donde los más activos, organizados y que manejan el marketing a la perfección, colocan sus perfiles profesionales para que cualquier potencial cliente pueda encontrarlos a golpe de click.

Elegir un buen abogadoUna vez que has seleccionado a varios profesionales (en nuestro buscador puedes utilizar el sistema de favoritos) tendrás que contactar con ellos y estudiar si se trata del abogado que estabas buscando. El primer paso, como decíamos, es buscar referencias, en la medida de lo posible, de aquellos profesionales legales seleccionados. A continuación debes concertar una cita en la que podrás analizar una serie de características que siempre debe tener un buen abogado.

En líneas generales, un buen abogado debe tener una gran capacidad de expresión, principalmente oral, es decir, una oratoria excepcional. Lo comprobarás a la hora de atenderte y eso se proyectará después en el posible juicio, en caso de tener que acudir a los Tribunales. Si a la experiencia y conocimiento de los términos y expresiones jurídicas se une una gran oratoria, tendremos un largo camino recorrido.

Además, debe poseer el don de la improvisación. Un abogado con esta aptitud, es capaz de salir de cualquier “entuerto” por muy de improviso que pueda aparecer. Debes buscar un profesional capaz de solucionar los problemas con rapidez de forma eficaz y eficiente.

Estas características anteriores son reconocibles en muchos casos, porque el abogado se muestra seguro de sí mismo, y cuenta con grandes dotes para la comunicación siendo capaz de convencernos a nosotros mismos de que es la mejor opción que tenemos. Aunque eso sí, no perdamos de vista lo que realmente buscamos; no solo necesitamos un extraordinario orador, sino que nuestra elección final debe aunar las características antes mencionadas y también las siguientes.

La disciplina y el talante son otras condiciones indispensables a analizar en la búsqueda de nuestro abogado. Asegúrate de que el profesional elegido cumple ambas premisas. Un “buen” talante, conciliador, puede solucionar muchos procedimientos incluso antes de que llegue a los Tribunales. Además, tal como habíamos comentado en nuestro artículo “la importancia de las nuevas tecnologías para los abogados“, es vital para un buen abogado conocer las diversas fuentes de información con las que poder hacer frente a cualquier procedimiento de forma efectiva.