¿Cómo se articula la creación de una página Web para una Sociedad de Capital?

0
2288

Disponer de una Web es la cosa más normal del mundo en la sociedad actual para todo tipo de personas, entes y organismos, obviamente ello también es así para las sociedades de capital, es decir, como podríamos decir coloquialmente, para las empresas de nuestro país. Esta normalidad queda probada con los millones y millones de Webs disponibles de empresas en Internet, pero quizá lo que muchos desconocen es que lo relacionado con disponer de página Web en las sociedades de capital se encuentra establecido en la Ley de Sociedades de Capital (por supuesto entre otras leyes y regulaciones que directa o indirectamente pueden resultar o resultan de aplicación).

La empresa y su Web

Según establece el artículo 11.1 de la LSC “las sociedades de capital podrán tener una página web corporativa. Esta página será obligatoria para las sociedades cotizadas”. Lo que nos dice este artículo es interesante de analizar, pues podemos ver que del mismo se desprende la facultad de que las sociedades en general puedan disponer de una página Web y de la obligatoriedad de que las sociedades de capital que son sociedades cotizadas dispongan de página Web. Esta distinción entre el poder, entre estar facultado a que sea así y el estar obligado, el tener la obligación de tenerlo, es importante de reseñar.

Página Web para Sociedad de CapitalesYa hemos visto que las sociedades de capital en general tienen la facultad de poder disponer de una página Web, también hemos visto que las sociedades de capital en particular que son sociedades cotizadas tienen la obligación de disponer de página Web, pero, ¿cómo se articula la creación de una página Web para una sociedad de capital según lo establecido legalmente? Pues bien, ello se articula según lo expresado en el artículo 11.2 de la LSC y se tiene que estar a tenor de lo que el mismo artículo establece, es decir, a tenor de un artículo que expresa lo siguiente “la creación de una página web corporativa deberá acordarse por la junta general de la sociedad. En la convocatoria de la junta, la creación de la página web deberá figurar expresamente en el orden del día de la reunión. Salvo disposición estatutaria en contrario, la modificación, el traslado o la supresión de la página web de la sociedad será competencia del órgano de administración”.

La Web en funcionamiento

Incluso sobre el contenido mismo de la Web y su funcionamiento está regulado por ley. Así por ejemplo son puntos muy interesantes de mencionar los siguientes:

Según lo que establece la ley (art. 11.1 ter) “la sociedad garantizará la seguridad de la página web, la autenticidad de los documentos publicados en esa página, así como el acceso gratuito a la misma con posibilidad de descarga e impresión de lo insertado en ella”. Dicho de otro modo es responsabilidad y obligación de la sociedad el que la sociedad reúna los requisitos que exige el artículo mencionado.

Otro punto que debemos conocer por la importancia del mismo es el que emana del artículo 11.2 ter de la LCS. Concretamente, este artículo establece que “la carga de la prueba del hecho de la inserción de documentos en la página web y de la fecha en que esa inserción haya tenido lugar corresponderá a la sociedad”. Este punto es extremadamente interesante, pues hace recaer en la sociedad la obligación de probar, de demostrar quién y cuándo concretamente ha incorporado documentos en la página Web.

Tres puntos que a veces pasan desapercibidos pero que no dejan de tener una gran importancia son los que quedan establecidos en el artículo 11.3 ter, en el artículo 11.3 ter, y finalmente, y en un orden un poco distinto de cosas: el artículo 11.4 quater.

El primero de ellos nos indica que “los administradores tienen el deber de mantener lo insertado en la página web durante el término exigido por la ley, y responderán solidariamente entre sí y con la sociedad frente a los socios, acreedores, trabajadores y terceros de los perjuicios causados por la interrupción temporal de acceso a esa página, salvo que la interrupción se deba a caso fortuito o de fuerza mayor. Para acreditar el mantenimiento de lo insertado durante el término exigido por la ley será suficiente la declaración de los administradores, que podrá ser desvirtuada por cualquier interesado mediante cualquier prueba admisible en Derecho”.

El segundo que “si la interrupción de acceso a la página web fuera superior a dos días consecutivos o cuatro alternos, no podrá celebrarse la junta general que hubiera sido convocada para acordar sobre el asunto a que se refiera el documento inserto en esa página, salvo que el total de días de publicación efectiva fuera igual o superior al término exigido por la ley. En los casos en los que la ley exija el mantenimiento de la inserción después de celebrada la junta general, si se produjera interrupción, deberá prolongarse la inserción por un número de días igual al que el acceso hubiera estado interrumpido”.

Y finalmente el último que “las comunicaciones entre la sociedad y los socios, incluida la remisión de documentos, solicitudes e información, podrán realizarse por medios electrónicos siempre que dichas comunicaciones hubieran sido aceptadas por el socio. La sociedad habilitará, a través de la propia web corporativa, el correspondiente dispositivo de contacto con la sociedad que permita acreditar la fecha indubitada de la recepción así como el contenido de los mensajes electrónicos intercambiados entre socios y sociedad”.

Como podemos ver en este último párrafo, lo establecido en el mismo tiene una importante relación indirecta e incluso directa con la página Web de la empresa, pero el mismo escapa un poco de la formulación y estructura de la misma y se adentra más en el tema general de las comunicaciones electrónicas de la sociedad y sus socios.