Conceptos básicos sobre el blanqueo de capitales

0
1365

En los últimos tiempos se escucha mucho hablar sobre los delitos económicos, pero muchas veces se desconoce la tipología de estos delitos por el gran común de la sociedad. Hoy aquí vamos a analizar uno de estos delitos que tiene la consideración de delito “económico”, hoy vamos analizar el delito de blanqueo de capitales.

En nuestro ordenamiento jurídico el delito de blanqueo de capitales se encuentra encuadrado en el capítulo XIV del vigente Código Penal, concretamente se encuentra insertado en el apartado que empieza en el artículo 298 del CP y que versa sobre los delitos de receptación y blanqueo de capitales.

Origen ilícito en el blanqueo de capitales

Concretamente debemos centrarnos en el artículo 301 del CP para empezar a analizar este asunto. Concretamente el mismo en su apartado primero nos dice que “El que adquiera, posea, utilice, convierta, o transmita bienes, sabiendo que éstos tienen su origen en una actividad delictiva, cometida por él o por cualquiera tercera persona, o realice cualquier otro acto para ocultar o encubrir su origen ilícito, o para ayudar a la persona que haya participado en la infracción o infracciones a eludir las consecuencias legales de sus actos, será castigado con la pena de prisión de seis meses a seis años y multa del tanto al triplo del valor de los bienes”, esta definición es la que nos lleva a establecer aquel que sea considerado reo del delito que aquí se está tratando.

Además, cabe destacar que según establece el mismo Código Penal, en el mismo artículo y en el mismo apartado en su parte siguiente, quien sea reo de este delito de blanqueo de capitales podrá además de las penas anteriormente comentadas ser inhabilitado para el ejercicio de su profesión industria por un periodo de uno a tres años, además de clausurar, si existe el establecimiento o local donde se estuviesen realizando las prácticas ilícitas. Si esta clausura es temporal, la misma no podrá exceder de los cinco años. Obviamente este límite no aplicará si el juez decreta la clausura definitiva del establecimiento o local en cuestión. Todo ello podrá ser impuesto por el juez atendiendo a las circunstancias personales del reo y atendiendo a la gravedad del delito cometido.

Condicionantes sobre el blanqueo de capitales

Interesante resulta de analizar al respecto aquellos condicionantes, aquellos aspectos que determinen la aplicación de las penas mencionadas anteriormente de una forma u otra.

Así por ejemplo está establecido que los reos del delito que aquí se está analizando serán castigados con la pena en su mitad superior si los bienes que poseen y que les han llevado a ser enjuiciados tienen su origen en alguno de los delitos relacionados con el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas. Obviamente para los no duchos en la materia cabe decir que una pena no sustituye a la otra, es decir, quien sea por ejemplo un traficante de drogas y sea enjuiciado por tráfico, ese delito (el de tráfico de drogas) es en todo caso paralelo a este, le aplicarán y será castigado por los dos delitos, y por los que puedan corresponder. En ningún caso se está diciendo que está pena sea la que se impone por traficar con las mencionadas sustancias.

Indicar también con relación a esta figura delictiva que la comisión del delito que da origen a los bienes se produzca en el extranjero no exime al enjuiciado de ser castigado y se le aplicará la misma pena que las aquí indicadas. Y en todo caso, tanto en este, como en los demás si el reo ha obtenido ganancias con el delito por el que se le juzga las mismas le serán decomisadas.

Finalmente indicar que si lo punible aquí analizado sobre el delito de blanqueo de capitales ha sido cometido por empresario, intermediario en el sector financiero, facultativo, funcionario público, trabajador social, docente o profesor en el ejercicio de su cargo, profesión u oficio al mismo le aplicará la misma pena que la que anteriormente en este mismo artículo se ha expuesto, y además se le inhabilitará para el ejercicio de su empleo, cargo público, profesión u oficio, industria o comercio (art. 303 CP). La duración de la misma será de tres a diez años, o bien absoluta de diez a veinte años si los hechos enjuiciados y sentenciados como culpables son perpetrados por una autoridad o un agente de la misma.