Conoce la ley de drogodependencias de la Comunidad de Madrid

0
945

Las drogodependencias son una de las grandes lacras de nuestra sociedad, una lacra que afecta a muchas personas, y contra la cual se intenta luchar y combatir desde los estamentos públicos, así como desde algunos órganos privados. En este artículo vamos a ver cómo se configura la atención a las personas drogodependientes por parte de los sistemas de salud pública de la Comunidad de Madrid.

Antes de entrar en concreta materia decir que justo es mencionar que si bien queda mucho, muchísimo trabajo por hacer, también lo es que en los últimos años se han dado claros e importantes avances en las formas de tratamiento y de enfoque de esta problemática de gran impacto social. Por supuesto que queda mucho camino por hacer, pero también lo es que las redes de apoyo y los enfoques integrales han ido ganando espacio en un terreno estigmatizado, de difícil solución y con un índice de éxito que no siempre es el que correspondería.

Dicho esto, fijémonos en lo que dice la Ley 5/2002 de 26 de Junio, sobre Drogodependencias y otros Trastornos Adictivos que resulta vigente en la Comunidad de Madrid en virtud de sus competencias estatutarias.

ley de drogodependenciasEn primer lugar, hacer una especial parada, por la importancia de la misma, en quien será el beneficiario de esta ley de drogodependencias, es decir, quién podrá ser atendido por los centros que dicta la ley y en los modos y formas de la misma, así como a quienes el resto de preceptos les resultarán de aplicación. Ello la ley lo determina muy claro en su punto tercero, punto tercero que dice que serán destinatarios de la ley

“…los españoles residentes o transeúntes en la Comunidad de Madrid, así como los extranjeros inscritos en el Padrón del municipio de la Comunidad de Madrid en que residan habitualmente, en las mismas condiciones que los españoles. Asimismo, los extranjeros que acudan los Servicios o Centros en situaciones de urgencia, las extranjeras embarazadas durante el período de embarazo, parto y posparto y los extranjeros menores de edad en las mismas condiciones que los españoles.”

Por tanto, como podemos ver es una ley que abarca en global a todo el mundo, pero no se entendería como destinatarios de la ley a los extranjeros que no se encontrasen inscritos en el padrón municipal de algún municipio de la Comunidad de Madrid, a no ser que acudiesen al centro médico de urgencias.

Decir que la ley también establece en este mismo punto que los infantes y adolescentes serán merecedores de especial atención en el marco de la ley.

Otro punto interesante de la ley es el que define aquello que se entiende como droga. Al tenor de la ley una droga es “…toda aquella sustancia que, introducida en un organismo vivo, puede modificar una o más funciones de éste, siendo capaz de generar dependencia, provocar cambios en la conducta y efectos nocivos para la salud y el bienestar social” (art.4). Concretando además la ley que, más allá de cualquier sustancia que reúna tales requisitos, son consideradas particularmente drogas: las bebidas alcohólicas con una graduación superior a un grado, el tabaco, así como las sustancia estupefacientes y psicotrópicas reguladas o elementos industriales u otros (como inhaladores, pegamento, etc.) que provoquen los efectos establecidos en el literal del artículo 4 ya reseñado.

Dentro de la definición de drogas, además, la ley añade la consideración de que algunas de ellas son socialmente aceptadas o institucionalizadas (artículo 4.3) y engloba dentro de esta categoría a las bebidas alcohólicas y al tabaco, así como a las sustancias psicotrópicas que no cumplan las consideraciones legales de prescripción y dispensación, aun y cuando todas ellas puedan ser adquiridas de forma completamente legal.

Finalmente, destacar que la ley establece en su artículo 5.4 que las drogodependencias son una enfermedad en toda regla que repercute (a veces dramáticamente cabría añadir) en la esfera biológica de la persona, así como en su esfera psicológica y social. Y que ante ello las instituciones públicas sujetas al marco de esta ley llevarán a cabo las acciones médicas necesarias para tratar esta enfermedad y promoverán estilos de vida sanos y saludables fermentando así el rechazo al consumo de drogas, y también promoverán el cambo de comportamientos y actitudes de rechazo en la sociedad hacia las personas drogodependientes.