Consejos al firmar la carta de despido

0
866

Cuando llega el momento del cese de una relación laboral, como en cualquier otro final de relación, lo mejor es llegar en las mejores condiciones posibles, con la menor conflictividad y nivel contencioso posible y ello pasa por realizar todos los pasos adecuadamente.

Obviamente, como en muchos otros aspectos de la vida también, el cese de relación no podrá ser amigable ni amistoso, da lo mismo pues, aunque no es evidentemente lo deseable, para eso están los organismos legales habilitados a tal efecto que son los que en última instancia dirimir y tratar la controversia en cuestión.

Ahora bien, sea como sea, fuere como fuere, todo despido debe conllevar una serie de pasos formales que deben seguirse y uno de ellos es el de la firma de la carta de despido por parte del trabajador o trabajadora que a ser despedido.

La firma de la carta es un momento que genera muchas dudas a muchas personas y, por ello, conviene dar algunos consejos para firmar la carta de despido con la mayor tranquilidad posible y con la mayor protección en caso de que luego deba litigarse.

carta de despido

En primer lugar, la recomendación primera y esencial es firmar siempre la carta de despido (con conformidad o en disconformidad tal y como se verá en las siguientes líneas pero firmarlo). Muchas personas van aconsejadas o piensan que no firmando la carta de despido le harán más daño a la empresa o no reconocerán su despido, y ello no es así.

Lo mejor, incluso para el interés económico de la persona despedida. Lo mejor es firmar el despido, coger lo que nos ofrecen y luego ya se reclamará lo que se tenga que reclamar si corresponde, pero para ello existe algo trascendente: firmar con un “no conforme” al lado de la firma manuscrita del trabajador.

Se decía que se recomienda siempre firmar la carta de despido, pero ello no significa firmarla incondicionalmente ni aceptar lo que se nos ofrezca de entender que no satisface lo que nos corresponde. Puede firmarse, pero si se incorpora un “no conforme” a la firma no existe problema, luego se podrá reclamar. Ahora bien, hay que tener mucho cuidado con esto pues de firmar y no expresar por escrito en la carta la disconformidad luego muy difícil, por no decir de forma casi imposible, será reclamar nada.

Luego, también hay que hacer otra mención a lo dicho de que se recomienda firmar siempre la carta de despido. Ello es así, pero siempre y cuando la empresa no nos niegue a poner el ‘no conforme’ bajo la amenaza de no darnos nuestro finiquito. En tal caso, entonces sí que lo que más adecuado resulta no firmar nada, no coger el finiquito e iniciar en plazo y forma, de la forma más rápida posible todas las acciones legales que correspondan.

Un último consejo, no preceptivo pero si interesante, puede ser el de indicar que siempre que se pueda ir acompañado de un abogado o profesional experto aún resultará mejor, pero ello tal -tal y como se indicaba- no resulta legalmente necesario.