Consejos fiscales para final de año: autónomos y empresas

0
1471

Si somos autónomos o tenemos una empresa de buen seguro que ya somos sobradamente conocedores de lo importantes que son en nuestro día a día y lo sensibles que somos a la normativa fiscal por el impacto que ello supone y puede suponer en nuestro negocio (Si eres un particular te interesará ver también este artículo). Por ello, conocer que nos depara el 2015 en materia fiscal es muy importante, y más este año después de la reciente reforma fiscal aprobada por el Gobierno del Estado, por lo que estos consejos fiscales a buen seguro serán de tu interés.

La reforma fiscal, el 2015 y los autónomos y Pymes

Más allá de los menores tipos de retención aplicable en el IRPF de los autónomos, existen otras medidas de importante calado que afectan también a los autónomos, así como las empresas pequeñas.

Fiscalidad para empresasAsí, por ejemplo nos encontramos con el hecho de que a partir del día 1 de enero del 2015 se establece, para las Pymes, un tipo general del 28% para aquellos ejercicios iniciados a partir del día 1 de enero del 2015 y de un 25% para los iniciados un año después. Todo ello nos debe llevar a realizar una valoración del impacto que puede tener para nosotros la disminución o elevación de los tipos de gravamen sobre los activos.

Otras medidas que van a afectar muy especialmente a los colectivos de Pymes, autónomos y profesionales es el fin de la reducción actual existente de un 20% sobre el rendimiento neto positivo del IS / IRPF, lo que nos debe llevar a aconsejar un mantenimiento en lo que queda del año 2014 de la plantilla media que poseemos, así como también supondrá un importante impacto el fin de la deducción aplicable por reinversión de beneficios.

En este punto último, que se trataba a la finalización del párrafo anterior, cabe destacar que el próximo día 1 de enero del 2015 desaparece por completo la deducción que se venían aplicando siempre y cuando tuviesen una cifra de negocio inferior a los diez millones de euros. Por ello, buenas medidas a tomar de aquí hasta el toque de las campanadas, es el realizar tales inversiones dentro de este año, o, alternativamente realizar la reserva indisponible con beneficios del año presente aunque la ejecución de las inversiones en sí mismas se postergue a un momento posterior.

Modificaciones fiscales para las empresas en general

Para las empresas en general el año 2015 viene cargado de novedades. Novedades de índole e impactos muy variados, algunos de los cambios más destacados se producen en cuestiones relacionadas con el IVA, veamos algunos de estos cambios.

Uno de los cambios más notorios (y sin duda de los que ha traído mayor controversia en los últimos tiempos) es la nueva regla de aplicación del IVA según la localización de la prestación de servicios de telecomunicaciones, radiocomunicación y televisión, así como los servicios prestados por vía electrónica, pues a partir del año que viene será diferente y se basará en el siguiente esquema:

  • Todos aquellos servicios prestados a empresarios o profesionales, a efectos tributarios se entenderán radicados y, por tanto, localizados en la sede del destinatario.
  • Para los servicios prestados a un consumidor final, del mismo modo, a efectos tributarios la localización se entenderá en la ubicación del destinatario, sin que importe la localización de quien presta el servicio.

Lo anterior es extremadamente relevante tanto para las empresas como para los consumidores y supone un importante cambio respecto a la regla vigente hasta el día 31 de diciembre del 2014 que establece que la localización, a efectos tributarios, de los servicios prestados a consumidores finales, se entiende en la sede de quien presta el servicio. Como se puede ver, un completo vuelco reglamentario, con importantes implicaciones fiscales asociadas al mismo.

Más allá de los cambios anteriormente mencionados en el IVA (entre otros que también atañen al mismo IVA), otro de los ámbitos a los que se debe prestar especial atención con el cambio de año es el ámbito de las deducciones, pues también existen importantes modificaciones.

Así, por ejemplo las deducciones aplicables a I+D+I dejarán de tener un porcentaje de deducción del 30% de los gastos efectuados en el periodo impositivo y del 50% del importe excedido sobre la media, y pasarán a ser del 25 y del 42% respectivamente. Además a partir de ahora la base de deducción se minorará por el importe total de las subvenciones que correspondan y resulten imputables.

Aún a colación con el ámbito de las deducciones decir cabe que pueden existir otro tipo de supresiones o modificaciones de las mismas, lo que invita realizar una cuidada y minuciosa planificación fiscal.

Finalmente, indicar un asunto que también trae mucha controversia y dudas a las empresas. En este caso estamos hablando sobre lo que si son considerados liberalidades así como los donativos resultan deducibles. En relación a ello decir que ambos conceptos ya no resultan deducibles en el momento actual, pero una importante modificación que se producirá el día 1 de enero del 2015 es el establecimiento de apreciaciones sobre este aspecto.

Así, por ejemplo, todos aquellos gastos producidos por atención a clientes o proveedores resultarán deducibles hasta la cuantía del 1% del importe neto establecido legalmente. Del mismo modo también se estará a lo tenor de lo establecido en la apreciación que dice que no se considerará una liberalidad aquella retribución que resulte satisfecha a los administradores en el ejercicio de las funciones profesionales que le corresponden como miembros de la alta dirección o por funciones que desarrollen en la empresa, siempre y cuando con la misma medie contrato laboral.

Por supuesto, este resulta un pequeño compendio, una pequeña muestra de todos aquellos cambios que tienen afectación fiscal que se presentan con el nuevo año. Así, la misma debe entenderse como una guía orientativa para aquellos casos que en este texto se expone y que nos atañan, pero además también debemos saber que existe una amplia y variada lista de otro tipo de modificaciones de importante calado que deberemos conocer y planificar adecuadamente para evitar consecuencias fiscales indeseadas. Por todo ello una adecuada planificación fiscal resulta imprescindible en cualquier negocio.