Consejos fiscales para final de año: particulares

0
1628

Se acerca un nuevo fin de año, y con su llegada se acrecientan las prisas por optimizar nuestra situación fiscal y reducir en la medida de lo posible la factura fiscal que vamos a tener que sufrir a partir del próximo año debido a la reforma fiscal, por ello siempre es interesante recibir algunos consejos que nos ayuden a lograrlo. En esta ocasión nuestros consejos son para particulares, pero también puedes ver nuestros consejos fiscales para fin de año versión autónomos y empresas.

Cada año igual, cada año diferente

En realidad, cuando hablamos de optimizar la factura fiscal lo que estamos haciendo es de una necesidad general de planificar a lo largo del año, y en realidad de a lo largo de nuestra vida, optimizar nuestra estructura personal con impacto fiscal para que la misma dé como resultado sufrir el menor impacto posible. Dicho de otro modo, de nada sirve hablar de optimizar la factura fiscal en los dos últimos meses del año, que es cuando normalmente se acostumbra a tratar de arreglar lo que igual ya no es posible arreglar, y mucho menos si antes no hemos realizado los “deberes” adecuadamente.

Fiscalidad para particularesAhora bien, dicho lo anterior, también cabe decir, que si bien es bien cierto que nuestro esquema fiscal no es algo que debamos planificar tan sólo en dos meses, pues es un trabajo de fondo y de largo recorrido, también es cierto que esta fase final de año también puede sernos muy útil para ajustar, para pulir aspectos que nos permitan soportar una menor carga fiscal y tener condiciones más ventajosas en relación al impacto fiscal sufrido y sobre el impacto fiscal a sufrir.

A todo lo anterior cabe añadir que este mismo artículo podría ser extrapolable a cada final de año de cada año, dicho de otro modo también: cada año a finales de año, nace la necesidad de optimizar nuestro esquema fiscal y de adaptarnos a las modificaciones legislativas que puedan existir. Ahora bien, este año también es algo especial en relación con años anteriores, pues la recién reforma fiscal promovida por el Gobierno de España provoca cambios de calado que debemos tener presente, pues de no hacerlo puede tener importantes consecuencias fiscales para nuestro bolsillo.

A partir del 1 de enero del 2015

En relación a la reforma fiscal realizada por el gobierno español, decir que si somos particulares sujetos a las normas y tributos del fisco español, deberemos tomar en consideración algunos consejos para, antes del 31 de enero del presente año 2014, llevar a cabo las acciones que nos convienen en sobremanera si queremos que a partir del año 2015 no resultar perjudicarnos por las nuevas normas. A continuación veremos algunos ejemplos concretos que pueden resultar de interés para muchos particulares:

En primer lugar, destacar que si nos estamos planteando alquilar una vivienda es muy recomendable que realicemos el alquiler antes de final de año, es decir, debemos formalizar el contrato de alquiler antes de que terminemos de comernos las uvas. Sólo así, formalizando el contrato como máximo el próximo día 31 de diciembre del 2014 podremos seguirnos aplicando la deducción correspondiente del 10’05% por todas nuestras cantidades satisfechas para nuestra vivienda habitual (siempre y cuando seamos contribuyentes con rentas inferiores a 24107€). De no hacerlo así, a partir del día 1 de enero del año 2015 ya no tendremos derecho a aplicarnos tal deducción.

Si somos participes de algún plan de pensiones, debemos saber también que a nivel fiscal será mejor si antes de finalizar este año 2014 realizamos aportaciones hasta la cuantía máxima que nos da derecho a una reducción de la base imponible, pues a partir del 1 de enero del 2015 está cuantía se verá reducida de una forma importante (si bien, cabe decir que la cantidad fijada de 8000€ para las aportaciones realizadas a partir del siguiente año, son más que suficientes para la mayoría de los partícipes, suya media se sitúa en una cifra muy inferior a ella).

El nuevo año nos traerá también otra importante novedad relacionada con los planes de pensiones, y esta novedad es que el añadir una nueva ventana de liquidez de los mismos incorporando la posibilidad de rescatar las aportadas realizadas a los mismos después de 10 años de haber realizado las mismas, como añadido a las posibilidades de rescate restringidas ya existentes en la actualidad. SI bien este sería un tema largo y complejo, que se aleja del mero impacto fiscal, y que en todo caso será tratado en un artículo concreto, independiente y particular al respecto.

Finalmente, tratar un asunto que nos afecta si somos personas mayores de 65 años y debemos tributar por nuestras ganancias patrimoniales. Si es este el caso debemos saber que el año 2015 también nacerá con importantes novedades al respecto. Así, en esta ocasión, y como ocasión a lo que se mencionaba en los casos anteriores, no se trata tanto de aquello que debemos hacer antes del 1 de enero del 2015, sino de aquello que no debemos hacer: lo que no debemos hacer antes del año 2015 es realizar la transmisión de elementos patrimoniales antes de que empiece el día 1 de enero del 2015.

Y no resulta aconsejable realizar la transmisión de elementos patrimoniales en lo que resta del año 2015 pues a partir del año 2015 nos resultará más conveniente a nivel fiscal debido a lo establecido en la reforma fiscal. Así, mientras según lo establecido en la normativa vigente podremos aplicar la exención de ganancia fiscal por nuestra vivienda habitual, en el año 2015 además de ello podremos excluir de gravamen la ganancia patrimonial que resulte de cualquier transmisión patrimonial según lo establecido normativamente (que no es otra cosa que tener más de 65 años y con el requisito de que la cuantía que se obtenga por la transmisión se constituya como renta vitalicia a favor del contribuyente sujeto en el plazo máximo de seis meses desde su obtención.

Como se puede ver, y entre otras, una importante retahíla de novedades que un año más aconseja realizar ajustes de última hora y realizar una cuidadosa planificación para evitar que nuestra relación con el fisco resulte más dolora aún de lo que habitualmente ya resulta.