Consejos prácticos para jóvenes abogados

0
8160

En LaWebLegal publicamos a menudo consejos y recomendaciones con el fin de que sirvan de ayuda a todos nuestros lectores. En esta ocasión queremos dedicar unas líneas al trabajo de los abogados, a los que muchos consideran la columna vertebral de nuestra Sociedad, y particularmente a los jóvenes abogados con menos experiencia laboral.

Consejos prácticos para abogados jóvenesEn estas primeras líneas queremos realizar un reconocimiento a la profesión, que conlleva una gran responsabilidad y se rige por un estricto código ético. Muchos de nuestros abogados realizan una importante labor social, dedicando parte de su tiempo a ayudar a clientes con pocos recursos. Son un elemento valioso y esencial en los procesos judiciales, representan a la Sociedad en innumerables situaciones frente al juez y auxilian a las personas resolviendo sus problemas.

Esta profesión ha existido durante siglos. Ya en la antigua Grecia, según los escritos históricos que conservamos, aparece la figura del abogado, con cometidos similares a los de la actualidad. (Leer más…)

la profesión de abogado requiere de una gran exigencia y sacrificio, pero también es cierto que en gran medida, dichos esfuerzos, habilidades y tiempo, son recompensados con un trabajo motivador y que puede reportar grandes beneficios económicos. Todo dependerá de cómo la desarrollemos, si trabajamos de forma independiente, en algún bufete o para el Estado.

Ahora bien, como profesión de gran relevancia, también conlleva una serie de aspectos negativos que debemos conocer para poder evitar.

Algunas desventajas de la profesión de abogado

Extensa jornada laboral

El aumento de las cargas de trabajo y la necesidad de estar a disposición de los clientes prácticamente durante todo el día, hace que el trabajo del abogado se extienda durante demasiadas horas del día. Si de verdad quieres ser un excelente abogado, vete olvidando las grandes jornadas de tiempo libre… Hoy en día, se trabaja más tiempo y más duro que nunca, en un escenario de procedimientos judiciales cada vez más complejos y más abundantes, donde compaginar la vida laboral y familiar se torna complicado.

No obstante, al tiempo, nuestra Sociedad se preocupa cada vez más por la conciliación de la vida laboral, y también en el sector legal se trabaja en este sentido, adoptando iniciativas encaminadas a establecer jornadas más equilibradas, con el fin de conservar y/o atraer a los mejores talentos del ámbito, fomentar la productividad de los empleados eliminando presión, favorecer los momentos de descanso que permitan al abogado rendir de mejor en las horas de trabajo, etc.

Si trabajas para un bufete o para la función pública, exige tus derechos. Si eres abogado independiente, deberás ser tú mismo/a quien organice estos asuntos, pero te aconsejamos que valores la importancia de cierta flexibilidad en tu horario, como una herramienta estratégica y como el puente hacia una vida más sana y al equilibrio real entre la vida personal y profesional.

Altos niveles de estrés

El abogado trabaja sumido en cortos márgenes de maniobra, plazos judiciales, facturaciones, demandas, modificaciones continuas de la legislación, largas jornadas laborales, etc., lo que convierte a esta profesión en una de las más estresantes del panorama actual. El ámbito jurídico es un sector estresante y exigente, que puede generar en algunos profesionales dolencias como el estrés crónico, la depresión o la ansiedad.

Por ello, es importante que se gestione de forma adecuada ese estrés, eliminándolo en la medida de lo posible mediante la relajación obteniendo de esta forma un aumento de la productividad.

Los ejercicios de respiración son una técnica excelente para reducir los niveles de ansiedad y la mejora de la concentración. Un ejercicio muy sencillo consiste en inspirar aire de forma profunda (realizando lo que vendría a denominarse respiración costo-diafragmático abdominal), llenando por completo los pulmones y no solo la parte superior; contamos hasta diez y a continuación exhalamos el aire lentamente, obteniendo con ello una sensación agradable y placentera en cualquier lugar y a cualquier hora, que nos permitirá continuar trabajando de forma óptima.

La meditación es otra arma importante y que se pone cada vez más de moda entre distintos profesionales. Si has elegido la carrera de abogado, sería interesante que te informaras sobre alguna de las técnicas que existen hoy en día. Puedes practicarlo en casa o acudir a algún centro especializado. Existen lugares que realizan terapias de meditación para profesionales.

Escuchar música (de efecto calmante, capaz de bajar la presión arterial, la producción de serotonina, la mejora del estado de ánimo y el aumento de la productividad), anotar aquellos momentos del día en los que sentimos mayor grado de estrés y en qué nivel, o realizar ejercicios de tensión y relajación muscular, puede ayudarnos también a tener una buena calidad de vida sin episodios de estrés ocasionados por nuestra carrera profesional.

La insatisfacción laboral

Todo lo comentado anteriormente puede producir altas dosis de insatisfacción laboral entre los abogados. Esto es interesante, pues si te estás planteando realizar tus estudios de Derecho debes saber que se trata de una profesión muy vocacional. Te estarás equivocando si la razón para querer ser abogado es la búsqueda de prestigio, glamour o las grandes cantidades de dinero exclusivamente.

Lo ideal es que tengas unas expectativas realistas sobre el trabajo del abogado; cómo es su jornada laboral, tipos de asuntos a tratar, lo que se esperará de nosotros, etc.; conociendo todos los factores que rodean este complejo trabajo, podremos evitar desilusionarnos profesionalmente.

No te desanimes, en caso de que realmente esta sea tu vocación, es un trabajo que puede reportarte una gran satisfacción.

La inversión económica en los estudios

Y no solo hablamos de la matrícula universitaria, sus tasas o los libros de texto (con precios bastante elevados), sino además de los gastos posteriores de especialización y perfeccionamiento, máster, etc.

Pero tranquilo/a, el sistema educativo español cuenta con un sistema de becas universitarias, ayudas a estudiantes, préstamos, etc., que facilitarán tu carrera hacia el éxito profesional en caso de que no puedas costearte los estudios de forma particular.

Clientes que cada vez presionan más

Los tiempos de crisis que vivimos, unidos a la competitividad del mercado están consiguiendo que cada vez los clientes exijan más por lo que pagan y mantengan tasas de facturación razonables, alejadas de las altas minutas de antaño. Si no sabemos manejar la situación y controlar la mayor o menor flexibilidad de nuestras tarifas, podemos sufrir más de lo necesario como consecuencia de la presión de nuestros propios clientes.

Mercado laboral muy competitivo

Cada año salen al mercado profesional nuevos abogados y el sector se ha ido convirtiendo con los años en un mercado muy competitivo. Esto puede hacer que muchos se replanteen un cambio de profesión. ¿Cuál es la solución? pues está claro, desmarcarte del resto de abogados e intentar alcanzar el éxito laboral. (Leer más…)

Las Nuevas Tecnologías

La irrupción de las nuevas tecnologías en los últimos años ha transformado en gran medida la práctica del derecho. Al igual que en otras muchas profesiones, los abogados deben formarse para adquirir el control de diversas herramientas informáticas, programas de gestión, software de facturación, hojas de cálculo, etc.

Además, corremos el peligro de perder calidad profesional bajo la implantación desorbitada de la tecnología con el fin de ofrecer los tradicionales servicios legales de una forma mucho más barata, rápida y eficiente.

La evolución de estas nuevas tecnologías sigue revolucionando nuestro panorama jurídico actual, haciendo cambiar a la par el papel del abogado. También ha dado un vuelco al modo de facturación y se ha convertido en una herramienta básica de márketing (páginas web, blogs, publicidad…). (Leer más…)

Y en este punto es donde radica una problemática importante. Los bufetes de abogados han digitalizado prácticamente toda su documentación, trabajan con información muy sensible y son un “plato apetitoso” para los hackers, que con habilidad y suerte, pueden hacerse con valiosa información, precisamente gracias a las posibilidades que les ofrecen las nuevas tecnologías. Si te preocupa la seguridad de tu despacho, puedes leer el artículo “Despachos de abogados, ¿paraíso para los hackers?” que hemos publicado recientemente, y en el que te damos algunos consejos para blindar la información de tus clientes y tu oficina profesional.

La Responsabilidad de manejar datos de gran sensibilidad y de influir en el futuro de las personas

Si no eres capaz de soportar este tipo de presión, te has equivocado de carrera profesional. Los abogados deben manejar, proteger y guardar datos de gran relevancia y además, de su mayor o menor pericia, dependerá en gran medida el resultado positivo o no de los procedimientos en los que represente a sus clientes. No en vano, las personas que necesitan un abogado, se preocupan cada vez más por contratar a aquellos con mejor reputación y cuyo despacho haya ganado un mayor número de litigios.

¿Mala imagen pública?

No es el único colectivo, y quizás tampoco el más maltratado, pero es cierto que se han dado casos de agresiones  más y menos graves por parte de clientes descontentos. Luego están los mitos (algunos fomentados por producciones cinematográficas) que achacan a algunos profesionales del ámbito legal cierta frialdad, falta de empatía, codicia…

Evidentemente esto no se ajusta a la realidad práctica de la carrera de un abogado, y son los profesionales y la Sociedad quienes tendrán que poner las cosas en su sitio.

De cualquier forma, este último es un debate muy profundo que sería más apropiado tratar de forma exhaustiva en próximos artículos ya que no es el motivo que nos ocupa hoy.