¿Cuáles son las funciones de un Procurador de los Tribunales?

0
1860

De acuerdo con lo previsto en el art. 26 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, actualmente el Procurador tiene los siguientes deberes:

  • Seguir el asunto mientras no cese en su representación por alguna de las causas expresadas en el artículo 30 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Le corresponde la obligación de colaborar con los órganos jurisdiccionales para la subsanación de los defectos procesales así como la realización de todas aquellas actuaciones que resulten necesarias para el impulso y la buena marcha del proceso.
  • Transmitir al Abogado elegido por su cliente o por él mismo, cuándo a ésto se extienda el poder, todos los documentos, antecedentes o instrucciones que se le remitan o pueda adquirir, haciendo cuánto conduzca a la defensa de los intereses de su poderdante, bajo la responsabilidad que las leyes imponen al mandatario.
  • Tener al poderdante y al Abogado siempre al corriente del curso del asunto que se le hubiese confiado, pasando al segundo copias de todas las resoluciones que se le notifiquen, y de los escritos y documentos que le sean trasladados por el Tribunal o por los Procuradores de las demás partes.
  • Trasladar los escritos de su poderdante y de su Letrado, a los Procuradores de las restantes partes.
  • Recoger del Abogado que cese en la dirección de un asunto, las copias de los escritos, documentos y demás antecedentes que se refieran a dicho asunto para entregarlos al que se encargue de continuarlo o a su poderdante.
  • Comunicar de manera inmediata al Tribunal, la imposibilidad de cumplir alguna actuación que tenga encomendada.
  • Pagar todos los gastos que se causaren a su instancia, excepto los honorarios de los Abogados y de los Peritos, salvo que el poderdante le haya entregado los fondos necesarios para su abono.
  • La realización de los actos de comunicación y otros actos de cooperación con la Administración de Justicia que su representado le solicite, o en interés de éste cuando así se acuerde en el transcurso del procedimiento judicial por el Secretario judicial, de conformidad con lo previsto en las Leyes procesales.
  • Acudir a los juzgados y tribunales ante los que ejerza la profesión, a las salas de notificaciones y servicios comunes, durante el período hábil de actuaciones.