Cualidades que debes buscar en un abogado de empresa

0
2003

¿Cuándo se necesita un abogado? Aunque la respuesta dependerá en todo caso de tu negocio o problema y tus circunstancias particulares, merece la pena hacer una pequeña “check list” de las cualidades que debes buscar en un abogado, antes de tomar decisiones que podrían tener consecuencias legales en un futuro.

Algunos empresarios actuales o particulares, esperan hasta el mismo momento en que algo les sale mal o contrario a sus intereses para consultar con un abogado, pero en la actual sociedad quizás no sea la estrategia más inteligente; debe existir un plan previo.

Casi todas las empresas, cualquiera que sea su tamaño, requieren el asesoramiento de un abogado especializado. Incluso en los negocios más pequeños, las principales cuestiones jurídicas deben abordarse en la etapa de planificación. Muchos empresarios ironizan diciendo que su relación con su abogado es como un matrimonio, pues es una relación de confianza que lleva tiempo desarrollarse. Es por ello que deben sentarse las bases desde un principio. A fin de cuentas… nadie quiere casarse con una persona que acaba de conocer ¿no?

¿Cómo elegir al abogado correcto?

En primer lugar puedes comenzar a pedir recomendaciones a los dueños de negocios de tu ramo, o incluso a otros profesionales de tu confianza, como banqueros, asesores, etc. No te limites a conocer sus nombres, haz una pequeña labor de investigación sobre sus debilidades y fortalezas profesionales.

A continuación puedes concertar una entrevista gratuita con al menos cinco de esos letrados previamente seleccionados. Debe quedar muy claro que no deseas una consulta puntual, sino que lo que verdaderamente te interesa es una relación a largo plazo. En esta pequeña entrevista inicial, debes poner sobre la mesa las características de tu negocio y tus necesidades legales. Toma buena nota de lo que dice el letrado, pues sobre ello deberás hacer tu elección final.

En esta entrevista debes buscar las cualidades principales que debe tener un abogado de empresa:

Experiencia: aunque no es una premisa esencial contratar a un auténtico experto en tu campo en particular, tiene sentido buscar a un profesional que se especializa en problemas de pequeñas empresas en lugar de un experto en derecho matrimonial.

Entendimiento: asegurate que el abogado está dispuesto a aprender acerca de los objetivos de tu negocio. Hoy comenzamos nuestra andadura, pero, ¿ese letrado está comprometido para llegar a donde están tus objetivos futuros? ¿comparte la visión de nuestro negocio?

Capacidad de comunicación: si el letrado con el que te estás entrevistando solamente es capaz de hablar en su jerga legal y no se molesta en explicarte y hacerte entender los términos que él o ella utiliza, quizás deberías plantearte buscar otro letrado. Necesitas comunicarte.

Disponibilidad: ¿el abogado estará disponible para atender tus requerimientos urgentes? ¿en cuanto tiempo te devolverá las llamadas consideradas urgentes? Lo que se espera de un abogado de empresa es que te resuelva rápidamente tus problemas. Y en una empresa suelen salir imprevistos.

Química: ¿crees que podrás tener una buena relación con esa persona y continuada en el tiempo? Ten en cuenta que estamos buscando un abogado para el largo plazo, para construir una relación duradera. Y si no somos capaces de llevarnos bien con él o ella, mal empezamos.

Referencias: no tengas miedo a pedir referencias. Pregúntale qué tipo de empresas o casos ha llevado en el pasado o actualmente. Intenta localizar a algún cliente anterior, para tratar de obtener información sobre su grado de competencia, cumplimiento de sus obligaciones, rapidez, calidad del servicio y tarifas.

Honorarios razonables: un punto interesante. Desconfía de abogados especialmente baratos, la calidad y eficiencia también se paga. Con esto tampoco queremos decir que contrates al más caro. Intenta conseguir un punto de equilibrio. No obstante sus tarifas serán tanto más altas dependiendo de la ubicación, el tamaño y prestigio del bufette, así como la reputación y la experiencia del abogado. Nuestra recomendación es no elegir un abogado exclusivamente por criterios económicos. Los honorarios por hora más bajos suelen indicar cierta inexperiencia y que el abogado está comenzando su andadura. Ten en cuenta que un abogado inexperto puede tardar mucho más tiempo en completar un proyecto que uno mucho más experimentado, lo que a la larga puede no compensar. Como va a ser a largo plazo, debes entender perfectamente cómo te va a facturar tu abogado, si va a ser por horas o va a ser una especie de tarifa plana para un trabajo concreto y rutinario, como por ejemplo redactar un contrato.

Como recomendaciones finales, deberías reunirte con tu abogado regularmente, para tratar temas de empresa y anticiparte a los problemas. Para estas reuniones debes tener muy claros los puntos a tratar y llevar a las mismas toda la documentación necesaria. Te sorprenderá como una reunión o incluso una conversación telefónica de 10 minutos al mes, te puede ahorrar mucho tiempo y disgustos, atajando los problemas desde su raíz de forma preventiva, antes de que tengan la oportunidad de crecer o complicarse.

¿Como puedes saber si tu abogado está realizando un buen trabajo? La medida más rápida es la cantidad de dificultades legales que estás teniendo y la forma en la que han sido minimizadas o solventadas. Recuerda que los abogados deben defenderte de los problemas legales y que un buen abogado identifica posibles problemas con antelación.