Delitos penales militares en tiempos de guerra

0
1507

Existen unas penas punitivas que no resultan conocidas por el gran común de la sociedad, pues las mismas en el momento de la historia actual es buena verdad que no afectan directamente a la mayoría de personas, pero sin duda las mismas están y conviene conocerlas pues tienen y pueden tener una implicación y consecuencias sumamente importantes. En este caso se está hablando de las penas que rigen el Código Penal Militar, los delitos penales militares.

Cabe decir que la Ley Orgánica 13/1985, de 9 de diciembre, de Código Penal Militar regula muchos aspectos de la vida castrense y no todos ellos están ni mucho menos relacionados con aquellos vinculados en tiempos de guerra, pero aquí en este artículo queremos concretamente centrarnos en este tipo de delitos, pues por impacto y relevancia son los que pudieran tener un impacto mayor en tiempos infaustos de contienda.

Supuestos concretos

Destacar que los títulos segundo y tercero de dicho Código Penal Militar son los que en este artículo resultarán en esencia tratados. Así, por ejemplo el Código Penal Militar establece en su artículo 63 todo aquello concerniente a las consecuencias de desobediencia a los bandos militares en tiempos de guerra o de estado de sitio. Concretamente, dicho artículo establece que “el que se negare a obedecer o no cumpliere las prescripciones u órdenes contenidas en los Bandos que, de conformidad con la Constitución y las leyes, dicten las autoridades militares en tiempo de guerra o estado de sitio será castigado con la pena de prisión de tres meses y un día a seis años o con la de confinamiento o destierro, siempre que al hecho no le corresponda una pena superior con arreglo a las disposiciones de este Código”.

Delitos del código penal militarPero hay más, mucho más. Así por ejemplo también ya no basta con la negativa a obedecer y cumplir órdenes militares para ser castigado penalmente, sino que también se considera ilícito aquello que dicho código considera “derrotismo”. Así, según el mismo “el que, declarada o generalizada la guerra, con el fin de desacreditar la intervención de España en ella, realizare públicamente actos contra la misma o contra las Fuerzas Armadas españolas, será castigado con la pena de seis meses a seis años de prisión o con la de confinamiento o destierro. Con la misma pena será castigado el que en igual forma y circunstancias divulgare noticias o informaciones falsas con el fin de debilitar la moral de la población o de provocar la deslealtad o falta de espíritu entre los militares españoles” (art. 64)

Destacar cabe que lo anterior no afecta sólo a los militares de carrera y profesión, pero sí que el Código Penal Militar castiga con especial dureza si dichos actos considerados ilícitos los comente un militar. Así por ejemplo el mismo artículo 64 ya visto y cómo castigo a lo que el mismo establece, dicta que “…si el culpable fuere militar se impondrá la pena en su mitad superior”.

Usos de guerra y rebelión

En el terreno más práctico, en el terreno de regular lo que podríamos denominar el día a día de la guerra el Código Penal Militar también resulta conciso. Así, todo aquello que resulta más relacionado con las leyes y usos de guerra se encuentra reflejado en el mismo en los artículos que van desde el artículo 69 hasta el artículo 78, ambos inclusive.

De todos ellos, de los artículos que el Código Penal Militar dedica a las leyes y usos de guerra quizá los más relevantes los encontramos específicamente en los artículos 69 y 73, artículos que respectivamente nos indican que “El militar que maltratare de obra a un enemigo que se ha rendido o que no tiene ya medios de defenderse, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a cuatro años. Si le causare lesiones graves, se impondrá la pena de cinco a quince años de prisión, y si le causare la muerte será castigado con la pena de quince a veinticinco años de prisión” y que “El militar que saqueare a los habitantes de poblaciones enemigas o, sin exigirlo las necesidades de la guerra, incendiare, destruyere, o dañare gravemente edificios, buques, aeronaves u otras propiedades enemigas no militares, será castigado con la pena de tres a quince años de prisión”.

Otro interesante artículo que también puede tener mucho interés por los lamentables sucesos que ocurren en tiempo de guerra es el artículo 76, el cual nos dice que “el militar que intencionalmente causare la muerte o lesiones graves, torturas, violación, o trato inhumano a herido, enfermo, náufrago, prisionero de guerra, población civil, efectuase con ellos experiencias médicas o científicas no justificadas que no se ejecuten en bien suyo ni consentidas, o les causare de propósito grandes sufrimientos, será castigado con la pena de diez a veinticinco años de prisión”.

Otro asunto es aquel que trata sobre el delito de rebelión en tiempos de guerra. Este asunto concreto se encuentra encuadrado entre los artículos 79 y 84 (ambos inclusive) del Código Penal Militar, y resulta especialmente de mencionar aquello que dicta el artículo 79, que es aquel que establece quiénes son los reos de tal delito, estableciendo el mismo que son aquellos quienes incurran en derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución, destituir al Jefe del Estado u obligarle a ejecutar un acto contrario a su voluntad, impedir la libre celebración de elecciones para cargos públicos, disolver las Cortes Generales, el Congreso de los Diputados, el Senado o Asamblea legislativa de una Comunidad Autónoma, o impedir que se constituyan, reúnan o deliberen o arrancarles alguna resolución, declarar la independencia de una parte del territorio nacional o sustraer la Nación o parte de ella o cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno, o quienes sustituyan por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma, usar o ejercer por sí o despojar al Gobierno Nacional o Autonómico o a cualquiera de sus miembros de sus facultades o impedirles o coartarles su libre ejercicio.