Derecho a huelga: obligaciones del trabajador

0
42

El derecho a huelga es un derecho fundamental reconocido por la misma Constitución Española. Así, el realizar huelga es un derecho amparado constitucionalmente del que no pueden ser usurpados por los empleados.

Ahora bien, que exista el derecho a huelga y que incluso el mismo revista carácter de derecho fundamental constitucionalmente protegido no significa que el mismo sea ilimitado ni indiscriminado, no significa que no existan determinados requerimientos básicos y esenciales para que dicho derecho a la huelga se pueda ejercitar.

Derecho a huelgaDicho de otro modo, cuando se habla del derecho a huelga se está hablando un poco (salvando mucho las distancias) como si se estuviese hablando del derecho a la tutela judicial efectiva. Ambos son derechos, muy diferentes entre sí, que no pueden ser usurpados pero que tampoco pueden ser realizados “a lo bruto” y arrasando con todo.

Existen el derecho a huelga, del mismo que existe el derecho a la tutela judicial efectiva y, tal y como se ha dicho, todo ello resulta constitucionalmente protegido, pero ello no resulta óbice para que no existan obligaciones que los huelguistas deben cumplir y procedimientos que los mismos deben seguir para poder llevar a cabo libremente su derecho a huelga.

Una de las cosas que tienen que tenerse claras es que los trabajadores son y deben ser libres de sumarse o no a la huelga convocada. Dicho de otro modo, una vez que los sindicatos convocan a huelga a los trabajadores cada trabajador tiene la potestad individual de sumarse a la llamada colectiva de paro en huelga, pero también tiene la potestad individual de no hacerlo.

Es obligación del trabajador que se declara en huelga el no reclamar el salario que le correspondería por los días en los que está en huelga, pues durante esos días el mismo se mantendrá en una situación de alta especial dentro de la Seguridad Social pero no tendrá derecho a percibir su salario, ni tampoco los complementos al mismo que habitualmente pueda tener.

Otro de los aspectos clave que se deben conocer es que el empleado tiene obligación de atender los servicios mínimos o de seguridad y de mantenimiento que se hayan podido establecer. Estos servicios mínimos o de atención básica deben de ser negociados y establecidos entre los representantes de los trabajadores y la empresa y, evidentemente, en ese caso sí que el trabajador percibirá los emolumentos habituales por ello.

Un trabajador en huelga no podrá ser despedido por su participación en una huelga legal y, por tanto, su no asistencia al puesto de trabajo, ni al centro de trabajo (no tiene obligación de hacerlo en los días de huelga) no podrán ser consideradas como faltas de asistencia que puedan inducir a despedir objetivamente el empleado en cuestión.

Finalmente, indicar que los empleados en huelga tienen la obligación de una vez finalizada la misma reincorporarse al trabajo en las mismas condiciones en las que lo hacían o acatando plenamente el nuevo acuerdo que se haya alcanzado entre las partes.