Derechos laborales de las mujeres embarazadas

0
1053

Durante el periodo de embarazo existen una serie de derechos particulares que resultan interesantes de conocer y sobre ello es lo que vamos a tratar en este artículo, sobre ello es sobre lo que vamos a versar en este artículo.

Distintas son las medidas que se han venido llevando a cabo dentro de nuestro ordenamiento jurídico para que efectivamente los derechos laborales de mujeres y hombres sean los mismos, para que las mujeres estén plenamente incorporadas en el ámbito laboral en plenas condiciones de igualdad y para que cada vez más exista un camino hacia la conciliación de la vida personal y familiar con la vida laboral. Uno de los grandes hitos al respecto fue la denominada Ley de Igualdad que, mediante la Ley Orgánica 3/2007 promovió la igualdad efectiva de ambos géneros).

Uno de los efectos que más pueden determinar la carrera profesional de una mujer es la maternidad, una maternidad que lleva aparejado de forma indisociable un proceso de embarazo que también puede afectar directamente el ámbito laboral de la mujer. Por ello, para evitar en la medida de lo posible el impacto del embarazo de una mujer en su carrera profesional existen distintos derechos laborales de las mujeres embarazadas que son conveniente mencionar.

El primer derecho existente en el ámbito laboral para la mujer embarazada es la no obligación de manifestar su estado de embarazo hasta que no sea evidente. Dicho de otro modo, mientras que la mujer que está embarazada no sea notoriamente perceptible que lo está no tiene que notificarlo a sus superiores. Todo ello sin perjuicio de que el nivel de protección que le otorga el amparo de la ley se empieza a aplicar desde el primer día en el cual la mujer se encuentra embarazada.

Lo anterior, la obligación de no comunicación no aplicará siempre que el desempeño de su actividad profesional pueda suponer un riesgo para ella misma o para el feto. En esos casos sí que deberá comunicarse y deberá hacerse de forma fehaciente para que la empresa tome las medidas preventivas que correspondan y facilite el acceso a las visitas médicas de la empleada que resulten de menester.

La empresa en la que trabaje una mujer embarazada tiene la obligación de aplicar todas aquellas medidas específicas que correspondan dentro del ámbito de la prevención de riesgos laborales para el caso de embarazo. La empresa también deberá trasladar a la mujer a otro puesto de trabajo dentro de la empresa, siempre que resulte posible, que resulte acorde a su situación y siempre y cuando ello no modifique ni el salario ni sustancialmente sus condiciones de trabajo.

Si ello no resulta posible, y siempre y cuando revista riesgo la mujer o el feto, corresponderá acogerse a la suspensión temporal del contrato, prestación que resultará cubierta por el organismo que corresponde.

No computarán como faltas de asistencia al trabajo que puedan ser consideradas como absentismo todas aquellas ausencias justificadas en aras del embarazo, no podrá existir discriminación de ningún tipo y la madre podrá disfrutar previamente el embarazo (o posteriormente) del descanso por maternidad correspondiente.

Como ves, los derechos laborales de las mujeres embarazadas están ahí para tu protección y la de tu bebé. Haz uso de ellos.