Detenciones ilegales: qué hacer

0
128

Toda detención que se produzca debe de producirse con arreglo a la ley, pues ninguna fuerza policial pública puede proceder a detener de una forma arbitraría a ninguna persona y tampoco puede proceder a detenerla ni mantenerla detenida sin arreglo a lo legalmente establecido.

En los supuestos en los que algunos de los pre-supuestos legalmente establecidos no se cumplen para proceder, y mantener, una detención nos podemos encontrar ante el caso de una detención ilegal. Ante esos casos, ¿cómo se debe actuar? ¿Qué procedimiento se debe seguir para que se corrija una actuación que socava los derechos de las personas?

Detenciones ilegalesEntiéndase que cuando en este artículo se está hablando de detención ilegal y del modo de actuar ante la misma, se está hablando de aquellas detenciones ilegales producidas por poderes públicos, en este caso policiales, en el marco del desarrollo normal de funcionamiento de un estado de derecho plenamente democrático. En ningún momento se está hablando de otros supuestos ni situaciones como pueden ser detenciones o retenciones en situaciones excepcionales donde esas condiciones puede verse alteradas ni en medio de conflictos bélico-militares, donde la cuestión puede ser y es diferente.

En el caso que aquí nos ocupa, en el caso de las detenciones policiales producidas presuntamente de una forma indebida el procedimiento que se debe seguir es el del habeas corpus. El habeas corpus es un procedimiento reconocido por la Constitución Española, concretamente en su artículo 17.4 donde se establece que “La ley regulará un procedimiento de “habeas corpus” para producir la inmediata puesta a disposición judicial de toda persona detenida ilegalmente. Asimismo, por ley se determinará el plazo máximo de duración de la prisión provisional”. Y es en base a este procedimiento que debe sustentarse todo proceso legal para evitar que se sigan produciendo los efectos de una detención ilegal.

Cuando se produce una detención, la autoridad policial dispone de hasta 72 horas para poner a esa persona a disposición judicial o bien dejarla en libertad. Dicho de otro modo, una detención convencional no podrá durar más de ese periodo establecido, pero si la misma se ha producido de forma ilegal no debe durar ni ese periodo de tiempo y para ello debe activarse el procedimiento del habeas corpus.

El habeas corpus es una petición que debe dirigirse al juez, en la cual se deben exponer los motivos por los cuales se considera que se ha sido detenido ilegalmente y en el cual se solicita a la autoridad judicial que obligue a las autoridades policiales a poner inmediatamente al detenido a disposición judicial o bien a dejarlo en libertad.

El habeas corpus está planteado como un procedimiento que debe proteger un derecho fundamental como es el de la libertad individual y se basa en cuatro principios básicos. Se basa en el principio de la agilidad, la no rigurosidad, la generalidad y la universalidad.

Lo anterior también puede resumirse del siguiente modo: un habeas corpus debe de ser resuelto en el plazo máximo de 24 horas, no se exigen formalismos para presentarlo, todo el mundo puede acogerse al mismo y sirve para todos los procesos.