Distintos aspectos clave sobre el matrimonio

0
2435

La figura del matrimonio en nuestro ordenamiento jurídico tiene distintos puntos clave que lo determinan y regulan, hoy en este artículo vamos a referirnos a algunos de estos puntos clave, concretamente nos vamos a centrar en los derechos y deberes de los cónyuges, en la nulidad y disolución matrimonial, y también en la separación de los contrayentes.

Derechos y deberes de los cónyuges

Nuestra legislación es clara al respecto de los derechos y deberes entre las partes contrayentes en un matrimonio, la misma persigue tres elementos básicos: la igualdad entre las partes, la corresponsabilidad en la relación y el respeto entre ambos.

Igualdad que queda patente por ejemplo en lo que dicta el artículo 66 del Código Civil donde indica que “los cónyuges son iguales en derechos y deberes”, igualdad y corresponsabilidad en la que el Código Civil se adentra en los siguientes apartados.

Así, y según se desprende del mismo Código Civil los cónyuges deben respetarse y ayudarse mutuamente (art.67 CC) y quedan obligados a “…vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo” (art. 68 CC)

Nulidad, disolución matrimonial y separación

¿Qué es la nulidad matrimonial? Como su nombre bien indica la nulidad matrimonial es cuando un matrimonio que se ha celebrado queda nulo y sin efecto. Los motivos que pueden conducir a que un matrimonio fuere declarado nulo son variadas. Veamos aquí algunos detalles al respecto.

Aspectos claves del matrimonioPor ejemplo, podemos decir que será nulo un matrimonio que se haya celebrado mediante la coacción o la generación de miedo en una las partes que van a contraer matrimonio. También será considerado nulo un matrimonio que se haya celebrado sin el consentimiento matrimonial de una de las partes o aún y cuando está lo haya consentido quede patente que lo ha consentido sin conocer la identidad real del otro contrayente o algunas circunstancias personales de ese que a todas luces hubiesen condicionado la prestación de tal consentimiento.

Otras causas de nulidad matrimonial podrán ser por ejemplo las que tienen que ver con la ausencia de la formalidad requerida para que un matrimonio tome efecto. Así, si un matrimonio se contrae sin la preceptiva intervención de un juez, alcalde o funcionario habilitado para ello, o aún y cuando estos intervengan pero no lo hagan los preceptivos testigos, el matrimonio será considerado nulo.

En otro orden de cosas diremos que existe disolución matrimonial o bien cuando uno de los dos contrayentes, es decir, en estos casos no estamos hablando de una impuesta nulidad por algunos de los conceptos anteriormente mencionados, u otros que puedan existir sobre la nulidad matrimonial, en la disolución nos encontramos con una relación que queda disuelta por la manifiesta voluntad de una parte o de las partes de producir divorcio o bien porque una de las partes deja de existir y por tanto de existir matrimonio.

También existirá disolución matrimonial cuando se decrete “…judicialmente el divorcio, cualquiera que sea la forma de celebración del matrimonio, a petición de uno solo de los cónyuges, de ambos o de uno con el consentimiento del otro, cuando concurran los requisitos y circunstancias exigidos en el artículo 81″(del Código Civil) . Código Civil que a estos efectos dice que también serán disueltos los matrimonios “a petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento del otro, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio” o bien “a petición de uno solo de los cónyuges, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio”. Destáquese que en este último supuesto mencionado el periodo de tres meses no existirá siempre que quede acreditada “…la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio”.

Destáquese que los supuestos mencionados que emanan del artículo 81 del Código Civil que dan pie a la disolución del matrimonio también son aquellos supuestos por los que la autoridad judicial decretará la separación matrimonial de los contrayentes.