Distintos tipos de cláusulas abusivas que afectan a los consumidores

0
1591

En un entorno de libre mercado y de libre pacto entre las partes como es el que rige en casi todo nuestro entorno para los productos y servicios que utilizamos y consumimos puede parecer que lo pactado entre las partes prevalece ante todo y así es con rango general, pero también cabe destacar que en ocasiones aunque se pacte lo que fuere, lo pactado puede no tener valor pues lo mismo puede ser considerado como un pacto que entre dentro de lo abusivo, es decir, que se incorpora una cláusula abusiva y que por ello no aplica. Veamos aquí sobre las cláusulas abusivas en el ámbito concreto de los consumidores y usuarios.

Cualquier cláusula que no nos guste no es un abuso

Primero de todo cabe dejar muy clara una cosa: como norma común deberemos entender que lo pactado entre las partes pactado está y que ello es válido y prevalece ante todo. Esto es muy importante de reseñar pues a veces puede existir la tentación de decir que han abusado de nosotros, que nos han hecho firmar algo que no es lo que creíamos, cuando en realidad lo que ha sucedido es que simplemente hemos firmado sin asegurarnos de entender, o incluso de saber lo que firmábamos y pretender hacer creer que han abusado de nosotros cuando en realidad para nada es así. Como tampoco se puede hablar de abuso el decir que hemos firmado algo y que luego como no nos interesa o no ha salido como esperábamos entonces lamentarnos e intentar salir del entuerto diciendo que abusan de nosotros, cuando es nuestra responsabilidad saber lo que queremos, entender lo que firmamos y si contraemos, contraemos.

Ahora bien, dicho lo anterior también debe quedar claro que si bien el libre pacto entre las partes (sujeto a las correspondientes particulares reglamentaciones que como marco se establezcan para cada tema) será el común denominador de una relación comercial ello no quita para que efectivamente sí que existan algunos supuestos en lo que lo pactado incurra en lo abusivo, estos casos los prevé la ley y la misma establece lo que se verá a continuación.

Entender las cláusulas abusivas

Para comprender el alcance de lo que dice la ley sobre las cláusulas abusivas en el terreno de los consumidores y los usuarios nos debemos dirigir a lo que establece en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, concretamente a lo que establece ésta entre sus artículos 82 y 91 (ambos inclusive) donde se desarrolla todo lo concerniente a estas.

Diremos que por cláusula abusiva se entienden “todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato” (art.82.1 LGDCU)

Hasta aquí hemos visto el concepto de cláusula abusiva pero, ¿qué sucede cuando en un contrato se encuentra una cláusula que la misma es declarada abusiva? Pues que la misma se entiende por nula de pleno derecho y por no puesta (art.83.1 LGDCU), es decir que no tiene eficacia ni aplica.

Visto está el concepto de cláusula abusiva y visto está lo que sucede cuando una de estas cláusulas se encuentra en el marco de los consumidores y usuarios, pero, ¿cuáles son las cláusulas abusivas que aplican máxime cuando como hemos visto antes por norma general prevalece el libre pacto entre las partes?

A grandes rasgos, sin entrar en particularidades de cada una de las distintas tipologías de cláusulas que pueden aplicar ni entrar en otras particulares cláusulas abusivas que puedan existir, cabe decir que existen algunos grandes grupos de cláusulas que de producirse serán consideradas cláusulas abusivas:

Se entenderá como cláusula abusiva toda aquella cláusula que vincule el contrato a la voluntad del empresario (art. 85 LGDCU). Dicho de otro modo, y como se podría denominar coloquialmente, serán nulas aquellas cláusulas que hagan que quien tenga la “sartén por el mango” sea únicamente el empresario. Las que dicen que sólo el empresario decide cuando se renueva el contrato, cuando se rescinde, etc.

También serán nulas, por abusivas, todas aquellas cláusulas que limiten los derechos básicos del consumidor y de los usuarios (art.86 LGDCU) o aquellas que no incorporen un marco de reciprocidad o que vulneren el principio de buena fe contractual (art. 87 LGDCU).

Finalmente, decir que serán consideradas también cláusulas nulas de pleno derecho por abusivas aquellas que impongan condiciones draconianas sobre las garantías a proporcionar en relación al riesgo soportado por el empresario (art. 88 LGDCU), aquellas que afecten al perfeccionamiento y ejecución del contrato (art. 89 LGDCU) y aquellas que incluyan pactos de sumisión competencial o de Derecho distintos a los legalmente establecidos (art. 90 LGDCU).