El antes y el después en la Ley del IVA

0
1538

En los últimos tiempos la Ley del IVA se ha visto modificada, por ello en este artículo queremos mostrar, de forma cronológica y comparada, algunas de las transformaciones que la misma ha sufrido.

Específicamente nos estamos refiriendo a las modificaciones que la Ley 37/1992 de 28 de diciembre ha sufrido con las modificaciones incorporadas por la Ley 28/2017 de 27 de noviembre.

El primer aspecto interesante se encuentra en un asunto relacionado con la territorialidad de la ley. Concretamente la modificación realizada incorpora a las Islas del Canal del Reino Unido y a las finlandesas Islas Aland como territorios excluidos de la armonización de los impuestos sobre el volumen de negocios.

Modificaciones a la Ley del IVALuego, decir que dentro de las operaciones no sujetas al impuesto se actualiza la cifra a partir de la cual no aplica la excepción de la que trata el artículo 7 en relación a las entregas sin contraprestación de impresos u objetos de carácter publicitario, y establece que sí que estarán sujetas al impuesto “…las entregas de objetos publicitarios cuando el coste total de los suministros a un mismo destinatario durante el año natural exceda de 200 euros, a menos que se entreguen a otros sujetos pasivos para su redistribución gratuita”.

En este mismo ámbito aún existen dos interesantes consideraciones a realizar, en este caso sobre la sujeción al impuesto de las entregas de bienes y servicios que los entes públicos realicen. En este sentido la modificación de la ley incorpora un listado exhaustivo de aquel ejercicio de actividades que resultan sujetas, y algo muy importante: define mucho mejor el concepto de “ente”. Así mientras en la ley original simplemente se mencionaba tal concepto, tras la modificación el legislador ha querido detallar que se entiende por ente a todas aquellas “Administraciones, entes, organismos y entidades del sector público”.

Aún con las exenciones, pero en este caso en relación a las exenciones en las operaciones interiores, la modificación legislativa detalla también de una forma más precisa aquellos servicios relacionados con las operaciones relacionadas con la educación de la infancia y juventud, así como de la guarda y custodia de niños que resultan no sujetos al impuesto. En este sentido la ley incorpora la mención explícita a que esta no sujeción alcanza inclusive a la atención a los niños en centros docentes, aún y cuando dicha atención se preste en periodo interlectivo, es decir, por ejemplo en el comedor o en servicios de guardería en aulas del mismo centro fuera del horario escolar.

En otro orden muy distintos de cosas, en aquello relacionado con las reglas especiales de la base imponible, en el nuevo texto se indica que para aquellas contraprestaciones en las cuales la contraprestación no consista en dinero, se entenderá que la base dinero es aquella cifra que, expresada en cantidad económica, las partes establezcan como valor.

Para las operaciones que resulte aplicable el régimen especial del criterio de caja en el nuevo texto se establece concretamente que tal consideración se considerará cumplida en aquella fecha de devengo del impuesto que se produzca por la aplicación de la fecha límite de fin de año que establece la ley.

Existirán consideraciones particulares para el asunto anterior y en aquellos casos de operaciones a plazos o bien que sean pagadas en distintos plazos se requerirá el transcurso mínimo de 6 meses o un 1 año que se establece en la regla preceptiva, desde el momento en el que se produzca el vencimiento del plazo o de los plazos que correspondan y la fecha de devengo de la operación.

Hasta aquí, algunas de las modificaciones que, expuestas de forma cronológica, se han producido a raíz de la publicación de la nueva Ley del IVA. Por supuesto estas no son ni mucho menos todas las modificaciones, matices y detalles que podrían expresarse relacionados con la comparativa del antiguo texto y del texto modificado, pero ciertamente suponen las expuestas algunas de las modificaciones de más importante calado.

Todo lo anterior, por supuesto, sin olvidar que nos encontramos en un momento de profundos cambios en todos los ámbitos del país y no puede descartarse que se produzcan en fechas no muy lejanas nuevas modificaciones aplicables al respecto de esta ley (y de muchas otras).