El aplazamiento y fraccionamiento del pago de la deuda tributaria

0
1249

La Ley General Tributaria se encarga de regular cuales son los requisitos para que una deuda se pueda aplazar o fraccionar. De hecho el artículo 65.3 de la mencionada ley hace referencia al artículo 82 en el que se indican una serie de garantías que tiene que dar el obligado tributario para que se le conceda el aplazamiento o el fraccionamiento del pago de la deuda tributaria. Estas garantías son las siguientes:

En primer lugar la Administración tributaria podrá exigir que se constituya a su favor aval solidario de entidad de crédito o sociedad de garantía recíproca o certificado de seguro de caución.

En segundo lugar cuando se justifique que no es posible obtener dicho aval o certificado o que su aportación compromete gravemente la viabilidad de la actividad económica, la Administración podrá admitir garantías que consistan en hipoteca, prenda, fianza personal y solidaria u otra que se estime suficiente, en la forma que se determine reglamentariamente.

aplazamiento y fraccionamiento deudaEn tercer lugar en los términos que se establezcan reglamentariamente, el obligado tributario podrá solicitar de la Administración que adopte medidas cautelares en sustitución de las garantías previstas en los párrafos anteriores.

Finalmente puede darse el caso en el que la Administración Tributaria conceda una dispensa ya sea total o parcial al obligado tributario, ello dependerá del tipo de deuda a la que se tenga que hacer frente, de los bienes de los que disponga el obligado para hacer frente a la misma, o si por ejemplo se trata de un Impuesto como es el de Sucesiones y Donaciones en el que la Ley establece que se aplican las normas de aplazamiento y fraccionamiento de la deuda tributaria. Hablamos de dispensa parcial cuando solamente se puede hacer frente a una parte de la deuda, de forma que la otra parte queda dispensada.