El ejercicio de la Tutela

0
1102

La tutela es una de figuras más importantes en materia de familia reguladas por el Código Civil. Como se trata de una gestión de patrimonio ajeno, es necesario realizar un inventario y que se otorgue fianza; la confección del inventario es obligatoria, no así la fianza.

Además, el dinero, alhajas, objetos preciosos y valores mobiliarios o documentos, que a juicio de la autoridad judicial, no deben quedar en posesión del tutor, serán depositados en un establecimiento destinado a este efecto.

ejercicio de tutela¿Cuáles serán las obligaciones que tendrá el tutor?

Tal y como establece el Código Civil:

– Procurarle alimentos.

– Educar al menor y procurarle una formación integral.

– Promover la adquisición o recuperación de la capacidad del tutelado y su mejor inserción en la sociedad.

– Informar al Juez anualmente sobre la situación del menor o incapacitado y rendirle cuenta anual de su administración

Para cumplir con estas obligaciones necesitará ser representante legal y administrador del patrimonio del menor o incapacitado.

Se establece una cautela para aquellos actos patrimoniales que suponen un riesgo patrimonial tal y como figura en el artículo 271 del Código Civil: el tutor precisa autorización judicial para realizar determinados actos, por ejemplo: para internar al tutelado en un establecimiento de salud mental o de educación o formación especial; para enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios; para renunciar derechos, así como transigir o someter a arbitraje cuestiones en que el tutelado estuviese interesado, etc.

¿Cuáles serán los derechos que tendrá el tutor?

Tal y como establece el Código Civil:

– Posible retribución siempre que el patrimonio del tutelado lo permita, será el juez quien fije el importe y deberá tomar en cuenta la dificultad de gestionar el patrimonio…

– Sólo los padres, y en sus disposiciones de última voluntad, podrán establecer que el tutor haga suyos los frutos de los bienes del tutelado a cambio de prestarle los alimentos, salvo que el Juez, en resolución motivada, disponga otra cosa.