El marketing y los asesores

0
618

Somos asesores, disponemos de una pequeña asesoría, pero tenemos una gran dificultad para encontrar clientes. Somos asesores, disponemos de una pequeña asesoría, pero vemos que a pesar de conseguir clientes la imagen que deseamos transmitir no es realmente aquella que queremos transmitir, ni estamos configurando nuestra actividad para que ello sea así. Si nos encontramos en alguno de estos supuestos (o en algún otro que se podría exponer) probablemente tenemos un déficit de aplicación del marketing en nuestra actividad.

 Marketing asesoría onlineSoluciones a los supuestos anteriores

Si lo que queremos hacer primero es encontrar solución a los supuestos que anteriormente se planteaban, lo primero que deberemos realizar es una determinación de la raíz del problema, ¿qué es lo que hace que no tengamos un flujo de clientes como deberíamos tener? O en caso contrario, ¿qué es lo que nos hace tener clientes pero no vemos que nuestro negocio ni que nuestra imagen se torne consistente entre los mismos?

Un primer análisis y una respuesta sincera a estas preguntas puede acercarnos, y mucho a la raíz del problema, puede mostrarnos el camino hacia el sendero oscuro donde se encuentran nuestros problemas y nos puede enseñar el camino también hacia la luz.

Pero, por supuesto, de nada nos servirá tener la respuesta a todo ello, de no saber qué hacer con esas respuestas y de no saber cómo aplicar los remedios a esas respuestas, y es en ese punto donde deberemos tomar estrategias, acciones, puntos que nos adentrarán directamente en el marketing empresarial, si bien el mismo análisis ya era parte de él.

¿Somos demasiado caros para el público que nos dirigimos o bien somos demasiado baratos y estamos perdiendo todo el valor como asesores? ¿Nos conviene una nueva línea de precios? ¿Tenemos pocos clientes y para buscarlos escogemos cualquier cliente o bien nos dirigimos a unos dientes concretos y ofrecemos unos servicios específicos? O por contra, ¿tenemos un exceso de clientes pero de tan masificados que estamos no prestamos un servicio de calidad ni personalizado a nadie y eso nos está llevando a morir de éxito y lo peor a despersonalizar nuestros servicios?

Todos los remedios que apliquemos (o que intentemos aplicar) a todas esas preguntas forman parte directa o indirecta del marketing. Tocar el precio es marketing, dar un tipo u otro de servicio es marketing, todo forma parte de nuestra estrategia empresarial para que nuestro foco y nuestra luz enfoque e ilumine de una manera u otra.

La gran puerta para todo

Ahora bien, y cambiando de tercio, si como asesores queremos encontrar un camino donde en la actualidad el marketing puede jugarnos un papel extremadamente relevante en el desarrollo de nuestra carrera profesional y/o de nuestro negocio, ese camino sin duda es Internet y los servicios online.

Internet nos permite una infinidad de elementos que hasta hace pocos años ni existían o bien eran completamente distintos. Internet nos permite construir nuestra imagen profesional, gestionarla, lograr rendimiento de una forma muy poco costosa a importantes herramientas de marketing que nos focalizarán al grupo de público que deseemos. Internet nos supone una ventana abierta al mundo y si sabemos aprovechar lo que nos puede aportar esa ventana abierta al mundo podemos sacarle mucho jugo.

Pero para que ello sea así, para que Internet nos suponga un gran elemento donde el marketing jugará un gran papel también debemos pasar por la fase de preguntarnos, la fase de preguntarnos qué queremos ser a través de esa ventana, y qué queremos lograr a través de Internet. La respuesta a esas preguntas también nos mostrará el camino a seguir.

Un camino que pasará por directorios de profesionales donde darnos a conocer, lugares donde con nuestros contenidos demostrar ser auténticos maestros en la materia, un cambio que pasará por las sinergías y la colaboración que puede desprenderse del mundo online actual. Un camino donde no existen límites, un camino donde los límites los pone cada uno de nosotros y donde los resultados son ilimitados, pero un camino que para recorrerlo debemos saber lo que hacemos; no lograremos nuestra meta dando golpes de un lado a otro sin saber dónde estamos golpeando, pues eso no hará más que hacernos “quemar” y gastar recursos innecesariamente.