El marketing y los peritos judiciales

0
1543

Probablemente a quien se le diga que existe una relación entre los peritos judiciales y el marketing piense que no es así, y que en la profesión del perito judicial no se requiere el marketing. En este artículo vamos a desmontar este pensamiento.

El perito judicial, del mismo modo que cualquier otro profesional, se encuentra en el mercado y en ese mercado se le exige mostrarse y venderse como adecuado para ser admitido, deseado y reconocido en el mismo, y todo ello entra en el marketing.

Un marketing más íntimo

Con el marketing pretendemos mostrar y ofrecer nuestra mejor cara, “vender” aquellos atributos nuestros positivos que mejor nos definen, disimular aquellos rasgos de nosotros mismos que como mínimo no resultan tan positivos y, sobre todo, definir nuestra “personalidad propia” dentro de la profesión, nuestros rasgos particulares, aquello que nos define y diferencia, y todo ello lo logramos con el conjunto de herramientas que el marketing pone a nuestro alcance.

web marketingObviamente puede que en el caso de los peritos judiciales no estemos hablando de las estrategias de marketing que se entienden para otros negocios y profesiones, puede que no debamos entender el marketing en el perito judicial como algo que sirve para posicionarle ante la opinión pública, que en parte también, sino que puede que en el caso del perito estemos hablando de un marketing más personal, más íntimo, más centrado en vendernos dentro mismo de la profesión que no tanto puertas hacia fuera, pero veamos como todo ello se hace, y veamos los matices al respecto.

Matices y formas

Matices a lo dicho anteriormente pues si bien es cierto como se decía que en el perito judicial quizá no se requiera de una acción de marketing tan focalizada y centrada en el exterior. También lo es que el perito judicial no es una figura autárquica, ni cerrada en sí misma, que no tenga relación ni interacción con el mundo exterior y que no deba promoverse ni relacionarse con el entorno. Por ello, utilizar el marketing (en general y no reduciendo sólo éste a la parte de la publicidad, que en parte también de una forma u otra y adaptada a las características del perito judicial deberá ser utilizada) es vital para el mismo para esa relación exterior también más allá de la necesidad del marketing en su día a día interior, en su entorno profesional mismo y en su forma de presentarse a su mismo entorno de actividad.

Y, por supuesto, cualquier acción de marketing debe de tomar unas formas para resultar efectiva, debe de canalizarse mediante unas acciones que son las que a la postre deberán permitir lograr unos resultados de fondo, unos resultados de fondo que en realidad son los objetivos perseguidos.

Y ¿cómo canaliza todo ello el perito judicial? Primero de todo, y del mismo modo que cualquier otro tipo de negocio y profesión, realizando un análisis interior y profundo de las habilidades que posee y de las debilidades que le acechan, para ver como a través del marketing logrará mostrar tanto en el exterior como en el interior mismo de la profesión estás habilidades potenciadas y las debilidades como mínimo maquilladas y minimizadas.

Una vez realizado este análisis interior, un análisis interior sincero indispensable de realizar para saber realmente aquello que se debe transmitir para lograr los efectos buscados, es importante que se determine exactamente con aquella imagen que vemos lo que realmente somos, cuál es la imagen que se desea transmitir, cuáles son los objetivos a lograr y a quién dirigimos el mensaje.

Y finalmente, no se debe olvidar que el marketing no es una pieza separada e individual de lo que hacemos día a día, el marketing que nos genera imagen, el marketing que nos posiciona y el marketing que nos distingue no es como tomarse una dosis de un medicamento y ya estamos curados, el marketing es un proceso largo y laborioso, un proceso que nunca tiene fin y que forma parte de la misma actividad diaria que realicemos. Todo ello poniendo siempre cuidado en el marketing para saber en cada momento y en base a la estrategia elegida aquello que queremos transmitir, donde lo queremos transmitir y a quien lo queremos transmitir.