El marketing y los procuradores

0
1645

Probablemente si hablamos de marketing muy pocos lo asociarán al ámbito de los procuradores, pero bien equivocados que están, pues si vemos al marketing dentro de su concepto más amplio del término vemos que el mismo aplica, y mucho, al ámbito de los procuradores.

Marketing lo es todo

El marketing lo es todo, el marketing no es tan sólo aquel anuncio que publicamos no se sabe donde para que nos conozcan, y el marketing no es tan sólo cuatro tarjetas de visita para luego repartir y ofrecer nuestros servicios, el marketing en realidad envuelve toda nuestra acción diaria.

Marketing para procuradoresHacemos marketing con nuestra apariencia exterior, hacemos marketing posicionando en un lugar u otro nuestra oficina y hacemos marketing según como decoramos la misma. Hacemos marketing con nuestra actitud y con cualquier elemento o acción que nos permita distinguir profesionalmente, y es que en realidad siempre hacemos marketing pues siempre nos estamos vendiendo.

Lo anterior, dicho en un entorno tan típico y en muchas ocasiones tradicional como es el de los procuradores puede parecer cuanto menos chocante, puede parecer que hablamos de una realidad que para nada aplica en ese ámbito, pero sí que aplica, y mucho.

Marketing diferente, pero marketing al fin y al cabo

Obviamente el marketing que un procurador deberá aplicar y realizar en el desarrollo de su negocio, en el desarrollo de su labor profesional, no es el mismo exactamente que el que se realizará y aplicará a otros negocios, pues obviamente existen diferencias y matices, particularidades que hacen que la realización y la aplicación del marketing en el ámbito de los procuradores sea en algunos aspectos diferentes a otros negocios, pero en fin nada en especial, pues en realidad cada negocio, tiene unas necesidades y unas particularidades de marketing que deben aplicarse a cada caso en concreto.

En realidad, las formas pueden diferir, en realidad algunos elementos serán muy distintos, pero la finalidad del marketing es la misma en todos los casos: captar clientes. Captar clientes y contactos, contactos con nuestro entorno dándonos a conocer y generando nuestra imagen, nuestro perfil propio y reconocible, generando nuestra propia oferta particular, nuestra propuesta personal e intransferible, y ese es el objetivo bien podríamos decir del marketing en el procurador también: posicionarle en la mente de su potencial cliente y en general de la sociedad en general a la que sirve.

Como se ha dicho el marketing de los procuradores (como cualquier otro negocio) tendrá sus particularidades, y quizá la primera de ellas, y puede que más destacable es el uso de la publicidad, como parte del marketing que ésta es, para la estrategia del procurador en el marco general del marketing. Y es que en este caso la publicidad del procurador poco tiene que ver en nuestro modelo de sociedad con el que aplicaría a otros tipos de negocio más “comerciales”.

Atención que decir lo anterior no significa obviamente decir que el procurador no deba realizar publicidad para lograr sus finalidades de marketing, pues debe usarla, por supuesto que debe usarla, pero de forma diferente a como entendemos la publicidad de gran consumo, lejos de los modelos de grandes y luminosos carteles o de atractivos y provocativos spots publicitarios, pero contra la publicidad del procurador es más aséptica, con la misma carga de fondo, pero con menor forma agresiva comercial, una publicidad igualmente pensada para dar a conocer al procurador y para posicionarle en el mercado.

Pero como se ha dicho la publicidad tan sólo es una parte del marketing y en consecuencia el procurador debe de saber utilizar todas las bazas del marketing para al final tener una mano ganadora en su presencia en el mercado.

Así, y volviendo a lo que se decía al principio para finalizar, decir que en el procurador es vital la forma en cómo transmite su imagen profesional la forma en cómo transmite la solvencia profesional, la seriedad y la virtud profesional que se le supone a tal profesional, por ello enfatizar y rodearse de todos aquellos elementos y realizar todas aquellas acciones que acerquen en general al procurador a tal concepto resulta indispensable para que el marketing en su conjunto haga su trabajo y permita al procurador ser un importante actor en el segmento y en el mercado en el que compite.