El órgano jurisdiccional competente y la fecha de la acumulación de penas

0
1500

Tratar el asunto de la acumulación de penas acarrea poder tratar este asunto desde distintas áreas y vertientes, concretamente en este artículo veremos el momento de la aplicación de la acumulación de penas y el órgano jurisdiccional competente sobre las mismas.

Sobre el primer asunto decir que a lo largo del tiempo han existido importantes y agrias discusiones y disputas al respecto. Así, mientras una de las líneas de pensamiento destacaba que la aplicación de la acumulación de penas corresponde en el momento de la sentencia definitiva, otras voces destacaban que esta sólo debía corresponder cuando existiese firmeza sobre la resolución.

A toda esa discusión puso punto y final el TS, un TS que se mostró taxativo al respecto indicando que para considerar el orden de acumulación de penas basta con la sentencia, pues a entender del alto tribunal carece de sentido tener que esperar a la firmeza de la misma, pues tal firmeza no origina ningún añadido sobre la imposibilidad ya existente de que sean añadidos, de que sean acumulados hechos que ya resultan sentenciados.

law-1063249_960_720Y es que según estableció la STS de lo penal ya en el año 2008, no cabe considerar el hecho de que exista sentencia, pues aun y cuando cierto sea que han existido sentencias contradictorias al respecto, y el mismo TS no se haya mostrado en ocasiones todo lo unánime que cabría esperar, ello nada quiebra que finalmente pueda decirse que la firmeza o no de una sentencia no debe de resultar un factor relevante.

Y es que según estableció el alto tribunal en nada cabe considerar el requisito de firmeza, pues ésta no supone una modificación de los sucesos posteriores a la última sentencia. No debiendo olvidar en este punto que es la última sentencia la que determina en todo caso la acumulación de penas.

Y ello es así, pues de todo lo anterior se desprende la evidencia de que no resulta posible enjuiciar de forma conjunta, y también se desprende que no cabe esperar a la resolución de firmeza de la sentencia pues ello nos conduciría a que se produjese un sentimiento de impunidad evidente dado que se prolongaría de forma indefinida la posibilidad de acumulación de penas, tan indefinida como tardase en adquirir firmeza la sentencia en cuestión. Suponiendo todo ello, entre otros motivos, una clara burla a lo establecido penalmente sobre el refundido de penas por el conjunto de delitos enjuiciados.

En relación al otro aspecto que aquí nos ocupa, al asunto que trata sobre el órgano jurisdiccional competente para tratar sobre la acumulación de penas, decir que esta competencia corresponde aquel juzgado o tribunal que haya dictado sentencia.

Este tribunal es el que se encargará de, en virtud a lo establecido legalmente, establecer el límite del cumplimiento de penas que corresponda aplicar en base a las penas que se impongan.

Será este juzgado o tribunal el que deberá realizar petición de la correspondiente hoja de antecedentes penales del sujeto enjuiciado al RCPR, así como solicitar el testimonio de las sentencias.

Cuando todos los datos que se nombran en el párrafo anterior que deberán ser solicitados por el juez en cuestión obren en poder del mismo, será éste quien entonces con la valoración de todos ellos podrá estimar o no, de forma total o parcial si realmente debe prosperar o no la acumulación de penas. Todo ello en base a una valoración de la conexidad temporal que corresponda y determine el prosperado o no de la intención de acumulación.

Finalmente, decir a modo de resumen, que entonces queda clara que la fecha que corresponde a tener en cuenta es aquella en la que se dicta sentencia definitiva sobre el asunto enjuiciado, no la fecha en la que esta sentencia definitiva será firme. Destacando que todo ello se sitúa en el marco de los casos de aquellas personas que son consideradas culpables de distintos ilícitos penales y siendo las mismas condenados por variados procesos penales que se estén enjuiciando en su contra y en los cuales podrían ser enjuiciados por los hechos delictivos que pudieran ser como uno único con el fin de poderse beneficiar de la acumulación de penas que corresponda.