El proceso de registrar de forma online una marca en España

0
1155

Las marcas comerciales son uno de los grandes puntales de cualquier negocio o empresa, por lo que tenerlas debidamente registradas, además de resultar imperativo, es también una garantía (en algunas ocasiones casi un “seguro de vida) para nosotros mismos. Una garantía para nosotros mismos, pues en muchas ocasiones si nuestro negocio llega a desarrollarse como deseamos, y por qué no, a adquirir tal fuerza que se convierte en una enseña importante del mercado, nuestra marca puede adquirir mucho valor, y es conveniente que esté registrada adecuadamente para poder preservar adecuadamente nuestros intereses.

Las marcas en España

Podríamos entrar en muchas consideraciones de cómo registrar una marca en España, pero existe una que por su simplicidad y por las ventajas en tiempo y coste que aporta al emprendedor y empresario que desea registrar una marca, es extremadamente interesante de mencionar. Este aspecto no es otro que la posibilidad de registrar de forma online nuestra marca.logo OEPM

Lejos quedan en la actualidad molestos y largos trámites, colas y demás engorrosas diligencias burocráticas. Hoy desde la misma comodidad de nuestra pantalla podemos tener registrada nuestra marca por muy poco dinero y en muy poco tiempo.

Para empezar quizá el punto esencial que debemos conocer es quién registra en España las marcas comerciales: en el caso Español el organismo que se encarga de este tipo de elementos es la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

El registro online

Del mismo modo que en cualquier otro trámite oficial y que requiera de una identificación adecuada, disponer de una firma electrónica es obligatorio para poder realizar tal registro de forma telemática. La forma más común en la actualidad es la de identificarnos y firmar electrónicamente con nuestro e-DNI. Para quienes no dispongan aún de éste (pocos casos ya) o para quienes deseen aún (cada vez menos) utilizar otros sistemas de identificación, la utilización de los distintos certificados digitales emitidos por los organismos oficiales son otras formas válidas de identificación, en este caso para poder proceder a registrar una marca comercial.

Una vez disponemos de las herramientas tecnológicas para poder operar, el proceso es bien fácil, ya que en nuestra pantalla del ordenador podremos hacerlo todo.

El primer paso (encarecidamente recomendable pues nos impedirá perder tiempo y también dinero intentando registrar marcas comerciales que ya se encuentran registradas) es realizar a través de la web de la OEPM, una consulta sobre el nombre de la marca que queremos registrar. Si la respuesta a nuestra consulta es que la misma no se encuentra registrada ya podremos proseguir con el registro de nuestra marca en sí mismo, pero ¿qué sucede cuando nos dice que esa marca ya está registrada?

La pregunta anterior parece bien simple pero esconde trampa. El común de los mortales responderá que si la marca que pretendemos registrar ya está registrada lo que deberemos hacer es ponernos tristes y con el rabo entre las piernas dar media vuelta para ponernos a pensar una nueva marca comercial que registrar y posteriormente volver a intentarlo, pero atención, no siempre es así. Bien cierto es que en muchos casos si la marca ya está registrada no nos quedará otro remedio que buscar otra alternativa, pero antes de darnos por vencidos debemos consultar en qué tipo de clase o clases está registrada la marca que nosotros ahora también pretendemos presentar a registro, pues por ejemplo nos podemos encontrar con el caso de que esa marca esté registrada para la categoría que utilizan los bares, pero no las perfumerías por poner tan sólo un ejemplo, y ello nos habilitaría, a priori técnicamente a registrarla, pues las marcas comerciales registradas no tienen un alcance infinito, sino sólo en las clases que están registradas, y es en esas clases donde no pueden coincidir dos marcas, pero en otras clases sí.

Lo anterior es a nivel técnico, a nivel práctico un consejo es que si no tenemos un apego especial o una necesidad imperiosa de ese nombre que habíamos pensado, si el mismo ya está registrado en la clase que sea, si tenemos alternativa mejor que lo miremos, así nos podremos evitar posibles conflictos que pudieran surgir.

Una vez verificado lo factible de registrar la marca comercial que pretendemos registrar, tan sólo debemos dirigirnos al apartado correspondiente de la misma página Web y seguir el proceso que en la misma se indique.