¿En qué consiste la prueba en un proceso tributario?

0
1200

La ley General Tributaria se encarga de regular el ámbito y alcance que puedan llegar a tener las pruebas en los procesos tributarios. De hecho el artículo 105 de dicha Ley indica que: En los procedimientos de aplicación de los tributos quien haga valer su derecho deberá probar los hechos constitutivos del mismo. Los obligados tributarios cumplirán su deber de probar si designan de modo concreto los elementos de prueba en poder de la Administración tributaria.

Por lo tanto la propia Administración tiene la obligación de investigar todos aquellos hechos que tengan transcendencia e importancia, por esta misma razón tiene también la obligación el obligado tributario de comunicar todos aquellos hechos y datos que considere relevantes. Por así decirlo nos encontramos ante un proceso inquisitivo de necesaria colaboración entre ambas partes.prueba proceso tributario

De hecho, según la Ley General Tributaria, van a tener validez a efectos probatorios los medios que se establecen tanto en el Código Civil como en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Por ejemplo toda clase de actas, facturas, presunciones, y un largo etc.

Cuando hablamos de presunciones hacemos referencia a la prueba de un hecho partiendo de otro hecho que ya ha sido previamente demostrado. Las presunciones legales son aquellas que según la ley van admitir una prueba en contrario, por otro lado las presunciones simples son aquellas que necesitan una conexión entre la presunción y lo que se ha demostrado para que tengan la oportuna validez.

Finalmente según establece el artículo 107 de la Ley General Tributaria las diligencias extendidas en el curso de las actuaciones y los procedimientos tributarios tienen naturaleza de documentos públicos y hacen prueba de los hechos que motiven su formalización, salvo que se acredite lo contrario. Por lo tanto las diligencias también van a tener carácter probatorio siempre y cuando no se acredite lo contrario.