Cómo evitar ir a la mesa electoral

0
483

Cuando se es llamado a una mesa electoral, el no asistir a la misma puede salir muy caro, aunque muchas personas puedan no pensarlo o creérselo, no comparecer o bien comparecer tarde a la mesa a la que se ha sido citado, puede terminar envolviendo al infractor en un juicio e, incluso, en último extremo con sus huesos en la cárcel. Dicho esto, cabe decir que existen formas legales para evitar acudir a la mesa electoral y exactamente de eso es de lo que va a tratar este artículo.

En realidad, no existe una única forma legal que pueda permitir a una persona librarse de la obligación de acudir a la mesa electoral. En realidad, son distintas y variadas las formas, los motivos que pueden habilitar a una persona para legalmente librarse de la obligación de acudir a la mesa, un resumen de las mismas son las que se expondrán a continuación.

Antes de entrar en cada uno de los supuestos que pueden permitir a una persona librarse de su cita con la mesa electoral para la que ha sido escogida, es interesante decir que todos esos motivos pueden encasillarse en una especie de grupos.

El primero de los grupos es el de las causas profesionales que imposibiliten a la persona acudir a la mesa electoral, mientras que el segundo de los grupos es aquel grupo en aquel se pueden encuadrar las motivaciones de índole más personal para ser liberado de la obligación de acudir a la mesa electoral.

evitar ir a la mesa electoral

Así, y empezando por las cuestiones profesionales, como formas para liberarse de tal obligación por ejemplo encontramos aquellos supuestos en los cuales aquellas personas que han sido llamadas a formar parte de la mesa electoral tienen profesiones consideradas de interés general (médicos, policías o bomberos por poner algunos ejemplos) y cuya dejadez de su actividad profesional podría perjudicar a la sociedad en general.

Otra motivación profesional para librarse de acudir a la mesa electoral es formar parte del proceso electoral mismo siendo miembro a alguna junta electoral, administración, pública, juzgado o directores y jefes de medios de comunicación que se encuentren de servicio para cubrir dicha jornada electoral.

Finalmente, dentro de las motivaciones profesionales puede encontrase la de todos aquellos profesionales que para el día de las elecciones tengan programado un acontecimiento público, el mismo no pueda aplazarse y el no realizarlo ocasione importantes pérdidas económicas.

Por otro lado, en el ámbito de los motivos personales que permitirán evitar ir a la mesa electoral, se encuentran también distintos puntos. Por ejemplo, podrán evitar ir a las mesas electorales aquellas personas que aleguen ser mayores de 65 años. También podrán evitar ir a las mesas electorales las personas con algún tipo de discapacidad, aquellas que estén enfermas por incapacidad temporal o las personas que se encuentren presas. También podrán evitar ir las mujeres embarazadas de más de 6 meses, o incluso, las mujeres que con un periodo menor de gestación se encuentren en una situación de gestación de riesgo.