Fumar conduciendo, una distracción al volante en el punto de mira

0
1031

Durante muchísimos años, los conductores de nuestro país han fumado libremente mientras manejan su vehículo. También, durante muchos años, este tema ha generado muchas controversias a la hora de hablar de la seguridad al volante. Se trata de un tema que, en los últimos meses, se encuentra en el punto de mira debido a lo mucho que está dando de qué hablar, de modo que, ¿se puede fumar mientras se conduce? ¿Realmente es ilegal fumar conduciendo?

Como tal, no puede decirse que fumar sea una infracción al volante, ya que se trata de una acción no regulada en la legislación actual a pesar de que eso se ha pretendido hacer creer a los usuarios de la red. La noticia falsa de que fumar conduciendo sería una grave infracción y que podría ser multada con hasta 4000 Euros ha corrido como la espuma en los últimos días, pero no se trata de una noticia veraz.

Fumar conduciendo, ¿es una infracción grave?

Por norma general, fumar conduciendo no suele ser una acción multada, no son multas frecuentes, pero hay que señalar que es una situación que puede darse. Lo que sí que es cierto es que los conductores que fumen mientras conducen su vehículo podrían llegar a ser multados con hasta 100 Euros y perder hasta 4 puntos del carnet de conducir.

Ello no es, como se mencionaba, porque fumar conduciendo se encuentre prohibido, pero sí que se trata de una acción que contribuye a la distracción del conductor, así como a la limitación de determinados movimientos, pudiendo llegar a poner en riesgo su propia vida, la vida de sus acompañantes, e incluso la vida de terceras personas.

Debe destacarse que tal y como hacen mención los artículos 17 y 18 del Reglamento General de Circulación (RGC), esta acción estaría incumplimiento con los mismos.

El artículo 17.1 dice concretamente que “los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos o animales”, mientras que artículo 18.1 dice que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”.

Según hace mención la Dirección General de Tráfico (DGT), aunque fumar mientras se conduce no se encuentra tipificado, esta acción puede llegar a impedir la libertad de movimientos del conductor, de tal modo que se podría llegar a perjudicar al conductor a la hora de poder controlar adecuadamente su vehículo.

Y es que mientras se fuma pueden producirse golpes de tos que interrumpan la atención precisa en el momento de conducir, o bien con motivo de otro tipo de movimientos precisos como, por ejemplo, sacudir la ceniza en el lugar para ello. La Dirección General de Tráfico cree que dichas acciones pueden eliminar la atención del conductor mientras maneja su vehículo, con el riesgo y peligro que ello puede conllevar.

En otras palabras, siempre se ha advertido de los peligros que conlleva fumar al volante, pero hoy en día sigue siendo una acción permitida, una acción que a pesar de no estar prohibida puede ser llegar a ser sancionable. Si bien es cierto que la DGT ha informado de que van a lanzar una campaña para concienciar a los conductores de los peligros de fumar al volante, hay que destacar que entre sus planes no entra el prohibir el tabaco cuando se conduce, al menos por el momento.

Como resulta evidente, en la legislación vigente tampoco se hace mención de que mientras se conduce no hay que maquillarse o comer, ya que se entiende que limitan los movimientos a la hora de conducir y reducen la atención en la carretera, de modo que aunque no es ilegal, se entiende que fumar limita el movimiento y distrae al conductor, por lo que podría decirse que podría ser una acción incluida en los artículos mencionados anteriormente, pudiendo llegar a ser sancionado con una multa en algunos casos.

Pero ello no implica que, tal y como se ha venido diciendo, fumar conduciendo sea desde principios de este año una acción ilegal y una grave infracción por parte de los conductores.

Sea como sea, fumar conduciendo es un tema que ha traído y sigue trayendo cola.