Funciones de un detective privado

0
9260

En este artículo trataremos de mostrar un análisis lo más detallado posible de las funciones de un detective privado, tanto desde un punto de vista estrictamente legal, como llevadas a la práctica diaria de su profesión. Esperemos que sea del interés de todos nuestros lectores y con este texto tengamos una idea exacta de qué puede hacer un detective privado por nosotros.

Funciones legalmente establecidas de un detective privado

Los detectives privados, de acuerdo con la norma vigente actualmente en España, a solicitud de personas físicas o jurídicas, se encargarán:

a) De obtener y aportar información y pruebas sobre conductas y hechos privados.

b) De la investigación de delitos perseguibles sólo a instancia de parte por encargo de los legitimados en el proceso penal.

c) De la vigilancia en ferias, hoteles, exposiciones o ámbitos análogos.

A efectos de valoración del apartado a), se considerarán conductas o hechos privados los que afecten al ámbito económico, laboral, mercantil, financiero y, en general, a la vida personal, familiar o social, exceptuada la que se desarrolle en los domicilios o lugares reservados.

En cuanto a los delitos perseguibles a instancia de parte, estarían comprendidos los delitos semipúblicos y los privados. A modo de resumen serían los siguientes:

  • Reproducción asistida a una mujer sin consentimiento.
  • Agresiones, abusos o acoso sexuales.
  • Descubrimiento y revelación de secretos.
  • Incumplimiento deberes de asistencia legales inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar.
  • Impago de prestaciones económicas a favor de cónyuge o hijos, establecida en convenio judicial, en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad de matrimonio, proceso de filiación o proceso de alimentos a favor de los hijos.
  • Daños por imprudencia grave en cuantía superior a 80.000 euros.
  • Delitos relativos a la propiedad intelectual e industrial, al mercado y a los consumidores.
  • Delitos societarios.
  • Falta de amenazas, coacciones, injurias o vejaciones injustas de carácter leve.
  • Muerte causada por imprudencia leve o lesiones menos graves por imprudencia grave.
  • Delitos de injurias y calumnias (únicos delitos privados).

Finalmente, en el ámbito del apartado c) se considerarán comprendidas las grandes superficies comerciales y los locales públicos de gran concurrencia.

Funciones prácticas de un detective privado

Además de las que han quedado debidamente tasadas en el apartado anterior, en la práctica, el apartado a) visto en el epígrafe anterior (obtener y aportar información y pruebas sobre conductas y hechos privados), le da al detective privado un amplísimo abanico de posibilidades laborales, que incluso han dado lugar a agencias de detectives hiperespecializadas.

Entre estas funciones prácticas se encuentran las siguientes, si bien no debe considerarse como una lista cerrada, ya que las posibilidades son prácticamente ilimitadas:

  • Infidelidades y gestiones relacionadas con la separación/divorcio.
  • Investigación de convivencia de hecho.
  • Investigaciones laborales (absentismo laboral, bajas fingidas, baja productividad, duplicidad de empleos, conductas anómalas, investigación de curriculums y vida laboral…).
  • Robos y hurtos en la empresa.
  • Investigación de insolvencias fingidas, quiebras y suspensiones de pago.
  • Localización de personas desaparecidas.
  • Localización de morosos.
  • Investigación de los antecedentes de una persona, al objeto de conocer su situación financiera, profesional o personal.
  • Servicios especiales empresariales (análisis de riesgo, espionaje y contraespionaje, control encubierto de los movimientos de los empleados…).
  • Control de conductas anómalas de los hijos (consumo de alcohol y drogas, malas compañías, sectas, bandas, conductas delictivas…).
  • Investigación de fraudes a las compañías aseguradoras (robos, distintos siniestros…).
  • Investigación de fraudes civiles, laborales y comerciales.
  • Seguimientos a personas.
  • Seguridad informática, informática forense (origen de un mail, análisis de publicaciones en páginas web, ubicación de conexiones de o a un determinado ordenador, borrado de archivos, rastros de comunicaciones vía correo electrónico o mensajería instantánea, fuga o robo de información sensible, plagio de contenidos, software o robo de código fuente de una web…).
  • Localización de bienes sustraídos o perdidos.
  • Servicios relacionados con la competencia desleal.
  • Invalidez fingida.
  • Intrusismo laboral o profesional.
  • Obtención de pruebas en demandas judiciales.
  • Investigación de vandalismo y buena vecindad.
  • Investigación de arrendamientos urbanos (duplicidad de domicilio, cesiones o subarriendos indebidos, alquiler de habitaciones por el inquilino, dedicación de viviendas o locales a otros fines, causar en la vivienda daños, actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas).

Prohibiciones a los detectives privados

Finalmente, de manera complementaria a las funciones de un detective privado, se encuentran las prohibiciones, tasadas de forma expresa.

Concretamente, los detectives privados no podrán realizar investigaciones sobre delitos perseguibles de oficio, debiendo denunciar inmediatamente ante la autoridad competente cualquier hecho de esta naturaleza que llegara a su conocimiento y poniendo a su disposición toda la información y los instrumentos que pudieran haber obtenido relacionados con dichos delitos perseguibles de oficio.

En ningún caso podrán utilizar para sus investigaciones medios personales o técnicos que atenten contra el derecho al honor, a la intimidad personal o familiar, a la propia imagen o al secreto de las comunicaciones.

Si después de leer este artículo usted considera que necesita los servicios de un detective privado, puede buscar un detective en nuestro directorio de profesionales del ámbito legal. Si todavía tiene dudas sobre el tema puede utilizar nuestros foros jurídicos donde a buen seguro serán resultas sus dudas.