¿Qué es la condena en costas?

0
1304

En todo procedimiento judicial, una de las cuestiones que salen a la luz es el de los costes del mismo, y más concretamente, en este sentido, sale a la luz la pregunta de qué es la condena en costas. Vamos a verlo en este artículo.

Las costas judiciales no son otra cosa que aquellos costes en los que se incurre en el transcurso de un determinado proceso judicial. En consecuencia, la condena en costas es aquella sentencia que dicta quien tiene que pagar los costes de ese proceso, es decir, quien tiene que pagar las costas del mismo.

Ahora bien, dicho lo anterior, hay distintos aspectos a matizar y distintos elementos a tratar. En primer lugar debe decirse que, si bien todo proceso genera unas costas, no siempre acaba existiendo condena en costas para una parte. Y, en segundo lugar, debe decirse que, aun y cuando existe expresa condena en costas, no todas las costas en las que se haya incurrido en el juicio podrán ser consideradas costas a los efectos que aquí nos ocupan.

Es muy importante señalar lo anterior pues no en todos los procesos se impondrá condena en costas. Ello significa que en los casos que ello sea así las costas inherentes a las costas judiciales en sí mismas serán consideradas de oficio, es decir, absorbidas por el erario público y las que haya incurrido una parte en concreto no siempre podrán ser resarcidas, no siempre podrán ser recuperadas.

Qué es la condena en costas

Y, tal y como se decía, aun y cuando en el proceso que se esté celebrando quepa la condena en costas, esta condena deberá tan sólo incorporar las costas de aquellos conceptos que son admitidos como tales pues, en realidad, no todo coste económico que conlleva un proceso judicial puede ser entendido como un concepto que se puede incluir en una condena en costas.

En la condena en costas se podrán incorporar tan sólo los siguientes elementos, elementos a tener muy presentes pues, si bien resultan delimitados a veces, su coste puede ser tan importante o más que el objeto mismo que se ha llevado a juicio:

Serán admisibles como costas los honorarios del abogado y los derechos del procurador, siempre y cuando para el proceso la participación de éstos resultase legalmente preceptiva. Del mismo modo, también resultarán admisibles como costas los gastos de notario que puedan existir.

También resultarán admisibles como costas aquellos conceptos que tengan que ver con los honorarios de los peritos que hayan podido intervenir en el proceso, los costes por la inserción de anuncios o edictos que resulten de obligada inserción a lo largo del proceso y todas aquellas costas que conlleve la petición de documentos, testimonios, notas, certificaciones y copias. En este último caso existirá una excepción: cuando dichas peticiones sean realizadas por el mismo juzgado y no por las partes las mismas no aplicarán como costas.

Finalmente, decir que la condena en costas aplica especialmente a las causas civiles y que, con sus muchos matices y dicho de una forma muy simple, significa que la parte que pierde paga las costas de todo el proceso judicial.