La gestación subrogada. ¿Qué impedimentos legales podemos encontrar?

0
1713

Conceptos como moralidad, ética, necesidad, religión… se entremezclan demasiado en un tema que genera cierta controversia, aunque en diversos sectores cada vez se ve más cerca una legislación que regule y permita la gestación subrogada en nuestro territorio nacional.

Si deseas ser madre o padre y por diferentes motivos necesitas recurrir a ayuda externa para conseguirlo sigue leyendo, pues en este artículo recogemos la información básica en torno a la figura de la gestación subrogada, también llamada gestación por sustitución o vientre de alquiler (esta última considerada peyorativa por muchas personas), que te permitirá tener hijos biológicos incluso cuando físicamente sea imposible.

En líneas generales se trata de gestar a uno o varios bebés en el vientre de una mujer que dará a luz al hijo de otras personas que son genética y legalmente sus padres. En nuestro país esta práctica no es legal, así que por el momento, aquellas personas o parejas que deseen acogerse a ella, deben trasladarse al exterior, pues la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida prohíbe que se contrate a una madre como “vientre de alquiler” para gestar un bebé ajeno.Vientre de alquiler

Sigamos introduciendo el tema. Este tipo de gestación puede ser de dos tipos:

  • Subrogación parcial: un supuesto en el que el donante de espermatozoides es el padre del bebé concebido pero la madre gestacional es la que aporta, además del vientre, su óvulo para la gestación. Se puede realizar a través de dos técnicas diferentes, bien sea por fecundación in vitro o inseminación artificial.
  • Subrogación plena: un supuesto en el que toda la carga genética proviene de los padres que demandan la subrogación. Así, el óvulo y el espermatozoide se implantan por medio de la técnica de la fecundación in vitro en la madre gestacional que no compartirá genética con el futuro bebé.

¿Cuánto cuesta recurrir a un vientre de alquiler?

Como decíamos en párrafos anteriores, se trata de un procedimiento con un elevado coste, que, en EEUU, por ejemplo puede estar en una media de unos 75.000 o 100.000 dólares. Ten en cuenta que hay que realizar diversos pagos: la cantidad que percibe la madre subrogada, los gastos médicos y de cuidados de la madre y el bebé, viajes y estancias, medicamentos, etc., aunque siempre se puede encontrar, sobre todo en los llamados embarazos subrogados altruistas, una rebaja en los gastos si se consigue que el seguro médico de la madre gestante cubra el embarazo y la mujer lo hace sin percibir cantidad alguna (de ahí el nombre de altruista).

También tenemos la opción de otros países en los que esta práctica es legal y el precio bastante más bajo. Rusia e India y otros como Ucrania son los destinos elegidos más popularmente para esto.

Implicaciones psicológicas de la gestación subrogada

En líneas generales, un embarazo subrogado no conlleva mayores riesgos a nivel físico que el resto, aunque sí que hay que tener en cuenta el factor psicológico. Ahora pongámonos en situación. El trámite, aún siendo legal en muchos países y estando perfectamente reglamentado y estructurado, con las garantías sanitarias y médicas necesarias, etc., conlleva una determinada carga emocional que requiere, cuando menos, la toma de una serie de precauciones y una preparación psicológica en mayor o menor medida para todas las partes.

Se trata de gestar y dar a luz a un bebé para entregarlo a otras personas. Esto podría llegar a dar lugar a diversas situaciones. La madre gestacional debe pasar una serie de estudios físicos y psicológicos y debe tener el apoyo necesario para evitar, por ejemplo, que una vez nacido el bebé (y más en caso de ser suyo el óvulo) esta se niegue a entregarlo, como puede suceder en algunos países en los que los contratos firmados entre las partes no tienen validez legal, o en aquellos otros en los que no se formaliza el contrato de entrega hasta después de nacer el bebé.

Consideraciones legales

Como ya hemos adelantado, en España, la gestación subrogada no está legitimada. Ya se han destapado casos en Internet, de personas que intentando burlar la ley han ofrecido sus “vientres de alquiler” para parejas que no podían tener hijos u homosexuales o familias monoparentales. Los profesionales y entendidos en la materia aconsejan tener mucho cuidado con estas publicidades de la Red, porque se trata de un tema muy serio, sancionable, y  que necesita de todas las garantías sanitarias y legales, sin contar con que además puede acabar en timo o extorsión.

A lo largo y ancho del planeta existen países en los que se permite de forma más o menos estricta la gestación subrogada. Incluso algunos de ellos han hecho “el agosto” con este tipo de “transacción”. De hecho, Rusia o India constituyen algunos de estos ejemplos. Si estás pensando en recurrir a la gestación subrogada, infórmate bien y elige un lugar donde se cumplan al máximo las garantías de protección y legalidad pertinentes.

Si contactas con un profesional jurídico, este seguro que te recomendará acudir a aquellos países que ofrecen más garantías legales y que cumplen con los requisitos necesarios para facilitar el posterior registro del bebé en España.

Muchos de los casos más conocidos de famosos que optan por esta forma de alcanzar la paternidad o matenidad se “gestan” en EEUU. Aquí, el contrato de subrogación puede ser diferente según el Estado en el que nos encontremos. En algunos de ellos, se puede firmar un contrato desde el inicio en el que se acuerda nombrar a los padres biológicos como tal al nacimiento del bebé, perdiendo todos los derechos, de antemano, la madre gestante. En otros, hay que esperar a que nazca la criatura para que la madre pueda darla en adopción. Como puedes ver también en Estados Unidos hay diferentes consideraciones y niveles de regulación en la legalidad de esta práctica.

Por supuesto, allí donde vayas a comenzar el proceso, solicita, según la legislación vigente, la firma de un contrato entre las partes como primer paso. De cualquier forma, hoy en día hay empresas con las que se puede contactar y ellos se encargan de dirigir tus pasos.

Junto con la firma del documento legal, y tal como mencionábamos anteriormente, se hacen necesarias las pertinentes evaluaciones médicas y psicológicas, tras las cuales, en caso de ser su resultado el esperado, se iniciaría todo el proceso de gestación de acuerdo a la ley vigente en el país elegido, teniendo que presentar en cada caso la documentación requerida. Recuerda que debes conocer profundamente la legislación que te ampara, pues cualquier acuerdo tomado entre las partes que quede fuera de la legalidad puede dejarte finalmente sin el bebé.

Contacta con una agencia especializada en gestaciones subrogadas. Tal vez tengas que viajar hasta el país para poder establecer las condiciones del contrato y proceder a la firma, conocer a la otra parte, etc. También deberás viajar para el momento del parto, donde finalizarás la tramitación del papeleo legal y disfrutar del momento del alumbramiento.

¿Hay algún problema para volver a España con el bebé?

Desde La Web Legal te recomendamos como primer paso para iniciar el procedimiento, la consulta a un abogado especialista en Derecho Internacional, que te asesore y te asegure que la vuelta a España no entrañe ningún problema.

Si has decidido llevar a cabo la gestación por sustitución en EEUU, tu abogado te orientará sobre los pasos a dar para evitar problemas. En líneas generales, en primer lugar, el bebé debe ser inscrito como ciudadano americano y también registrarse en el consulado español del país americano. Tras este último trámite, ya podrá viajar a España y los padres recibirán el documento libro de familia unas semanas después. Con este documento ya podrán realizar los trámites y solicitar el empadronamiento y la cartilla de la seguridad social.

Si has dado los pasos correctos y has elegido un país con todas las garantías y una legislación clara y bien regulada, no debes tener problemas para inscribir al bebé como ciudadano español. En caso de que el procedimiento explicado en el párrafo anterior no fuera posible, los padres tendrían que viajar con el niño en calidad de turista con pasaporte americano y contarían con varias figuras legales para regularizar la situación, bien la adopción, la solicitud de residencia y la futura nacionalización.

Esta problemática cada vez es menor, pues en los últimos tiempos se ha ido estandarizando, aunque no legalizando en España, el proceso de gestación subrogada, con lo que las trabas legales para introducir al recién nacido en el país cada vez son menores.