La importancia de las nuevas tecnologías para los administradores de fincas

0
1899

Los Administradores de fincas encuentran en las nuevas tecnologías un gran aliado para optimizar la gestión tanto interna como externa de su actividad profesional. Veamos en este artículo algunas de las posibles aplicaciones que las nuevas tecnologías ofrecen a los Administradores de fincas.

Pero antes de adentrarnos en ello cabe destacar un aspecto que es muy importante, ninguna mención que se haga a la tecnología o tecnologías puede estar completa, ningún listado o exposición puede resultar exhaustiva, sin conocer la realidad personal e intransferible de cada negocio, de cada persona, y eso obviamente es válido para todo el mundo y también para los administradores de fincas. Las opciones que ofrece la tecnología son infinitas, adaptar unas u otras, escoger y dar unos usos u otros depende de nuestras necesidades en particular y de cada negocio en concreto.

La tecnología justa

Es muy importante decir lo anterior pues puede parecer que todos los administradores de fincas tengan que tener todas las aplicaciones y todas las funciones que permite la tecnología, puede parecer que siempre deban estar en contacto con cuanto más mejor, y no siempre es así. Es bien cierto que existen unas líneas maestras de las ventajas de las TIC en el campo de los administradores de fincas, y en cualquier profesión y actividad, es bien cierto que adoptar estas líneas maestras es la única forma ya no sólo de ser más competitivos y eficientes en el mercado sino que en muchas ocasiones es lo que diferencia entre el vivir y el morir profesionalmente, pero también lo es que si bien las líneas maestras son éstas, la adopción y adaptación concreta de todas las posibilidades y herramientas tecnológicas que la sociedad actual nos facilita debe depender única y exclusivamente de cada negocio en concreto, en este caso de cada administrador de fincas en particular.

Las Nuevas tecnologías y los administradores de fincasLo contrario a lo anterior, es decir, tanto el no aplicar ninguna de las líneas maestras y querer seguir estando anclados en un modelo de negocio antiguo y caduco, como por lo contrario querer adaptar toda la tecnología posible simplemente por aplicarla y sin tener en cuenta las necesidades o las habilidades reales será contraproducente, por defecto o por exceso pero contraproducente al fin y al cabo.

Aplicaciones interiores y exteriores

Dentro del papel y la importancia que las nuevas tecnologías juegan en la profesión de los administradores de fincas, cabe hacer una distinción (pues aunque en muchas ocasiones va mezclada y se relaciona en pureza conviene definirlas por deparado): primero cabe hablar de la importancia de las nuevas tecnologías para el funcionamiento interno de la misma actividad, de la empresa en su día a día y por otro lado cabe hacer mención a la importancia de las nuevas tecnologías en relación a su actividad exterior.

En el primero de los casos, los elementos son claros: aprovechar el potencial del cloud computing, interiorizando así para la empresa todo tipo de herramientas de gestión (contabilidad, facturación, CRM, etc.) que permitan un negocio menos estructural y más adaptado para trabajar con agilidad y en movilidad, son simplemente indispensables.

En el segundo de los casos, las aplicaciones son mucho más difusas y mucho más amplias, pues resultan más a determinar más a determinar según cada caso en particular, según la clientela y las herramientas que esta posee. Pero por ejemplo una de estas funciones en las que las nuevas tecnologías juegan un papel crucial, que tiene que ver con la relación exterior (aunque se entremezcla con la interior en este caso como veremos) de la empresa es la gestión de los expedientes de los clientes, es decir, de los administrados, o lo que es lo mismo, de las fincas administradas.

Así, por ejemplo, establecer aplicaciones online, expedientes que se puedan gestionar desde un simple navegador, incorporar todo tipo de funciones de comunicaciones telemáticas y muchas otras más, suponen un gran ahorro de tiempo y de dinero para los administradores de fincas, a la vez que suponen un importante incremento en la eficiencia de los servicios ofrecidos a los clientes. Y por supuesto todo ello redunda en una mayor calidad y en una mayor satisfacción final por parte del cliente final que por ejemplo puede tener acceso a su propio expediente, información relevante, etc, sin tener que desplazarse ni hacernos desplazar.