La importancia de las nuevas tecnologías para los agentes inmobiliarios

0
2782

La profesión de los agentes inmobiliarios no siempre ha tenido el reconocimiento que se merece, y bien cierto es que muy injustamente, pues si bien es verdad que en la “época dorada” del sector inmobiliario de nuestro país se cometieron muchos excesos por parte de muchos pseudo profesionales que se aprovecharon y cometieron atrocidades en el mercado, atrocidades que en parte (entre muchas otras culpas en partes diferentes de uno y cada uno de los eslabones que formaban la cadena de la compra/venta inmobiliaria) eran achacables al descontrol que existía en el sector, también lo es que esto nada tiene que ver en realidad con los auténticos agentes inmobiliarios pues estos eran, son y serán siempre los primeros interesados en la profesionalidad del sector.

Los agentes inmobiliarios y las TICLos primeros interesados en la profesionalidad del sector pues qué duda cabe que la figura de un buen agente inmobiliario es muy necesaria en el mercado inmobiliario, pues aporta un valor añadido a la cadena entre el comprador y el vendedor que de no existir esta figura la transacción (y ya no sólo la transacción sino todos los servicios asociados tanto al comprador como al vendedor que en su búsqueda de vivienda o en su interés de venta de una propiedad facilita el agente inmobiliario) en muchas ocasiones no se podría producir con tanta fluidez.

Internet clave

Y para que un agente inmobiliario disponga de los mejores servicios es importante que esté adaptado a las últimas tecnologías; que integre las nuevas tecnologías y especialmente Internet en su profesión, pues precisamente la profesión inmobiliaria es una de las que con la aparición de internet ha provocado un gran vuelco en las operaciones inmobiliarias, un vuelco que en determinados aspectos es cierto que ha provocado una cierta desintermediación entre el comprador y el vendedor relegando en algunos puntos la figura del agente inmobiliario, pero en otros, en la gran mayoría de casos al contrario lo que ha hecho es fortalecer su figura de intermediario y sobre todo de asesor de las partes, y para ello la tecnología resulta clave.

Y el uso de la tecnología resulta clave para el agente inmobiliario, pues afecta tanto a su propia forma de gestionar su negocio (herramientas online de gestión de su agenda, herramientas online de promoción, facturación en la nube y un largo etcétera), como a la posibilidad de crear una transformación en su forma de prestar los servicios y de ofrecer valor a su cliente vendedor y a su cliente vendedor.

Clave para el vendedor, clave para el comprador

El agente inmobiliario gracias a las nuevas tecnologías puede por ejemplo ofrecer auténticos “books” de la propiedad o propiedades en venta de su cliente, y puede promocionar dicha vivienda a un coste mucho menor que antaño, en un mercado permanente, a toda hora y en todo lugar como es Internet. Puede aprovechar por ejemplo todos los recursos multimedia (vídeos, fotos, etc.) para que la vivienda resulte apetecible y a la vez puede “moverla” y mostrarla a través de las redes sociales, etc.

Para el comprador, el agente inmobiliario también puede ofrecerle múltiples ventajas. La primera y más clara de ellas es la de poder realizar auténticas cribas previas para focalizar el interés del cliente, optimizar el tiempo, ser más eficaces y evitar auténticos tours por cientos de casas hasta dar con la que le gusta al cliente. En la actualidad, por ejemplo, mostrando al cliente desde cualquier pantalla una selección de pisos y sus características ya se puede hacer una preselección o como mínimo un perfil bastante cercano de los intereses del cliente, lo que luego permitirá actuar en consecuencia y mostrarle presencialmente aquellas casas, aquellas viviendas que reúnan los requisitos por los que la persona compradora ha mostrado interés.

Esto es simplemente una pequeña muestra de posibles valores añadidos que la tecnología aporta al agente inmobiliario en su profesión. Luego por ejemplo, y entre muchas otras, se puede hablar de en la misma visita y mediante el uso de aplicaciones móviles de realidad aumentada ofrecer soluciones decorativas a la vivienda, realizar consultas legales o simulaciones crediticias, y en general, un sinfín de servicios que antes o bien no eran posibles o bien debían realizarse de una forma mucho más dificultosa, costosa y sin los atributos de las formas actuales.