La importancia de las nuevas tecnologías para los peritos judiciales

0
3265

Si pretendemos analizar el impacto de las nuevas tecnologías en la profesión de los peritos judiciales básicamente nos debemos centrar en dos puntos de análisis: por una parte cómo estás tecnologías influyen en la formación del perito, y por otra en cómo estas tecnologías ayudan a la función misma del perito, y todo sin olvidar por supuesto a la función de promoción profesional que en las nuevas tecnologías pueda encontrar un perito judicial.

Antes de nada cabe decir que en este caso nos estamos refiriendo a la influencia general que tienen las nuevas tecnologías (especialmente las TIC, y más concretamente internet, aunque también otras) en la profesión del perito profesional, no estamos hablando en ningún caso de aquellas nuevas áreas de peritaje que por ejemplo se hablen ante los delitos informáticos, o ante el uso de herramientas informáticas para cometer delitos, pues este en todo caso sería otro tema.

Influencia en la formación y en la promoción

Por supuesto, y como es común en la gran mayoría de profesiones, las nuevas tecnologías han traído para los peritos judiciales (especialmente para los propuestos por parte) una nueva forma de promoción profesional. Una nueva forma de promoción y de presentación profesional que era prácticamente inexistente hace unos pocos años, y que hoy es una realidad más que presente y consolidada.

A su vez también es muy destacable que los peritos judiciales han encontrado en la red y en los elementos que configuran las nuevas tecnologías un nuevo filón formativo donde reciclarse permanentemente y donde tomar contacto con sus similares y con el entorno del que viven, en el que viven y conviven. Pero donde realmente influye decisivamente la función de las nuevas tecnologías es en los peritos judiciales es en el de la acción diaria en sí misma.

Nuevas tecnologíasGestión y resolución

Sin duda todas, o prácticamente todas, las profesiones han visto modificados los atributos, las forma y el desarrollo de sus profesiones con las nuevas tecnologías, por supuesto los peritos judiciales también, y en el caso particular de estos nos debemos centrar especialmente, aunque si quisiésemos ser exhaustivos no únicamente, en dos ámbitos de cambio básicos: el ámbito de la gestión y el ámbito de la resolución.

El ámbito de la gestión pues es en la gestión del día a día de los negocios, de los profesionales que son peritos judiciales donde se ha visto una mayor transformación. Transformación que permite llevar a cabo cada vez más de forma más integrada, en la nueva, de forma completamente modulada y moldeable, y sobre todo de una forma menos costosa, más ágil y que permite una mayor cercanía tanto con la cuestión como con los entes a tratar sobre la misma.

Pero si en algo adquieren especial relevancia las nuevas tecnologías, y en este caso entendamos por nuevas tecnologías el sentido más amplio de la palabra, si en algo resultan ideales para los peritos judiciales las mismas, ese algo, no es otro algo que la mejora que permiten en la misma acción de peritar. Sin duda alguna tanto el conjunto de nuevos gadgets, como de nuevas herramientas en general, como de la información existente permiten que la función del peritaje pueda desarrollarse de una forma más avanzada y cada vez más certera, dicho de otro modo poner las más avanzadas tecnologías al servicio del peritaje supone en gran medida ya no facilitar la tarea de la persona peritadora, sino que supone una mayor garantía, eficacia y eficiencia en muchos mejores resultados de peritaje.

Por supuesto, dependerá mucho del tipo de peritaje a realizar la mayor o menos participación de la tecnología en el proceso de peritaje, pues no es lo mismo un peritaje en el que se requiera más que nada una gran percepción visual y un alto grado de intuición que de uno que requiera de herramientas tecnológicas para poder peritar de una forma justa, adecuada y certera. Pero sea como sea no queda ningún tipo de duda que la tecnología juega también un papel principal en la profesión del perito judicial.