La importancia de las nuevas tecnologías para los traductores

0
1872

La función del traductor es una función que tiene muchísimos alcances en la sociedad y cuya profesión tienen aplicación en infinidad de trabajos, de posibilidades profesionales. Si focalizamos ésta en el ámbito del Derecho vemos que en muchas ocasiones es una profesión solicitada y requerida por distintos motivos y por distintas funciones y en todas ellas vemos que las nuevas tecnologías juegan una función importante en su tarea.

Diferencias y actualidad

Primero de todo debemos decir que se debe diferenciar entre la función estricta del traductor en genérico y la de los intérpretes jurados u otras figuras, pues si bien en la esencia es lo mismo y estamos hablando de las mismas funciones, en otros casos estaríamos hablando de algunos elementos concretos de la profesión y requerimientos que escapan a la función del traductor, diremos, general.

Nuevas tecnologíasUna vez dicho esto decir que las tecnologías juegan un papel vital en muchas profesiones y como se ha dicho en todas las profesiones del Derecho, pues dado que lejos quedan aún (por muchos avances tecnológicos que nos van a cercando a ello) las posibilidades de podernos expresar en cualquier idioma y ser entendidos por todo el mundo mediante sistemas inteligentes y automáticos de traducción simultánea y demás, la función del traductor sigue siendo esencial, es más puede que en momentos como el actual la función del traductor es más esencial, vital y requerida que nunca, pues un mundo global, de relaciones internacionales y de fronteras cada vez más difusas permite que esta sea sin duda una profesión de mucho presente, y mientras la tecnología lo permite, de mucho futuro.

El presente tecnológico

Y si bien puede que algún día la tecnología pueda llegar a permitir que la figura del traductor pueda llegar a ser innecesaria, ese día sin duda aún está muy lejos y en la actualidad el traductor es más necesario que nunca y la tecnología es hoy en día su aliada.

El traductor en el ámbito del Derecho ya no sólo tiene como funciones el poder por ejemplo traducir conversaciones entre personas, redactar o revisar documentos, y funciones más o menos tradicionales del traductor, sino que se puede convertir en una pieza clave y necesaria, del entorno global, y la tecnología tiene mucho que ver en ello.

Vivimos en un entorno en el que por ejemplo la mayoría de despachos de abogados persiguen la internacionalización, buscan actuar en mercados globales y tomando acciones globales, en otros casos la búsqueda es la del posicionamiento en mercados emergentes para operar en él o bien desde el mismo dar servicio en el mercado de origen del bufete. En la mayoría de estos casos, todo ello se realiza de la mano de socios locales y con la necesaria interactuación con entes y organismos en el país de destino, puede que en algunas cosas por ejemplo por el dominio del inglés esta función nos resulte propia, pero en muchas otras ocasiones o bien no nos lo es o bien precisamos de servicios adicionales por la diversidad de idiomas, etc.

Multiconferencias entre las distintas partes en negociación donde un traductor actúa como elemento aglutinador de la conversación y facilita y posibilita el entendimiento entre las partes, servicios online facilitados por traductores que agilizan y estructuran nuevos servicios de traducción para nuevas necesarias de recibir estos servicios.

Finalmente a todo ello le debemos sumar una pieza esencial el traductor encuentra en la red un campo infinito donde ya no formarse más, que también, sino donde relacionarse y donde darse a conocer. No en balde son muchos los abogados y otros profesionales del Derecho que en Internet encuentran un campo abonado para buscar a los profesionales de la traducción para que les solucionen sus necesidades de traducción, y en consecuencia, del mismo modo, los traductores encuentran en Internet el medio adecuado para darse a conocer, para crearse una fama y para poder presentar su portafolio de servicios para que quienes buscan sus tipos de servicios les puedan encontrar y de decidan por ellos.

Sin duda, las nuevas tecnologías juegan una especial relevancia en las posibilidades de éxito de que un profesional traductor sea contratado o no, y es que por muchos es sabido que en la actualidad más que un servicio permanente cada vez más se tiende a los servicios por proyectos.