La legislación laboral: el salario laboral

0
2377

La legislación laboral es una de las que mayor vuelco ha dado en nuestro ordenamiento jurídico en los últimos tiempos, unas modificaciones criticadas por muchos y defendidas por muchos otros que han traído consigo profundas modificaciones de preceptos básicos y esenciales de la legislación laboral. Además estos cambios parecen no haber finalizado y todo apunta a que en próximas fechas veremos nuevas modificaciones de las leyes y regulaciones que establecen las condicionales laborales básicas de nuestro país, pero ello no quita que no podamos hacer un acercamiento a las mismas para conocer algunos detalles y aspectos concretos sobe ellas.

Sobre el Estatuto de los trabajadores (ET)

Distintas son las regulaciones, las leyes y los preceptos que regulan y enmarcan directa o indirectamente las relaciones laborales de nuestro país, pero sin duda una de las más destacadas y en la que se asienta la gran masa laboral de nuestro país es en el Estatuto de los trabajadores (ET) y es a éste al que queremos referirnos en este artículo.

A éste concretamente queremos referirnos en este artículo y específicamente se trata de hacerlo concretamente en este caso al ámbito de lo que determina y establece el mismo en el ámbito de los salarios.

Concretamente el tema de los salarios lo encontramos insertado en el vigente ET en el apartado que habla sobre los “salarios y las garantías salariales”, todo esto alcanza desde los artículos 26 y 33 (ambos inclusive), y concretamente el ET versa sobre los salarios entre los artículos 26 y 31 (ambos inclusive), quedando los artículos 32 y 33 destinados a lo que se establece para el ámbito de las garantías salariales, un ámbito también relacionado directamente con el salario pero que no trata sobre el salario en sí mismo.

Consideraciones básicas de salario

Sobre la regulación del salario cabe realizar algunas consideraciones esenciales sobre el mismo para entenderlo en su totalidad. En primer lugar cabe conocer el mismo concepto de salario, posteriormente es necesario conocer sobre las características del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) que existe, luego cabe adentrarse en la igualdad de salarios en relación al género que lo perciba, y finalmente cabe hablar sobre la liquidación y el pago del mismo, lo que sucede en caso de imposibilidad de prestación y lo establecido en lo que se refiere a gratificaciones extraordinarias. Veamos punto por punto.

Sobre el mismo concepto de salario, dentro de la legislación laboral el vigente ET dicta en su artículo 26.1 que “se considerará salario la totalidad de las percepciones económicas de los trabajadores, en dinero o en especie, por la prestación profesional de los servicios laborales por cuenta ajena, ya retribuyan el trabajo efectivo, cualquiera que sea la forma de remuneración, o los períodos de descanso computables como de trabajo”, acotando el mismo el límite del salario a percibir en especies diciendo el mismo que en ningún caso “… el salario en especie podrá superar el 30 por 100 de las percepciones salariales del trabajador, ni dar lugar a la minoración de la cuantía íntegra en dinero del salario mínimo interprofesional”.

Posteriormente si nos adentramos en los siguientes puntos que se mencionaban vemos que el ET establece un SMI que se considera mínimo (art.27.) y que la cuantía del mismo será determinado por el gobierno en base distintos aspectos que la misma ley establece (IPC, productividad media nacional alcanzada, coyuntura económica general y el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional)

Luego, indicar aún sobre el mismo SMI que la ley establece que el mismo es inembargable (art. 27.2 ET), lo que significa que por muchas deudas, o embargos de cualquier tipo que tengamos, en pureza esta cuantía no nos la podrán embargar.

Adentrándonos ahora en otro de los aspectos que se mencionaban como básicos para conocer las características del salario laboral, decir que la igualdad de salario por razón de género queda consagrada en el artículo 28 del ET, artículo donde se dice que “el empresario está obligado a pagar por la prestación de un trabajo de igual valor la misma retribución, satisfecha directa o indirectamente, y cualquiera que sea la naturaleza de la misma, salarial o extrasalarial, sin que pueda producirse discriminación alguna por razón de sexo en ninguno de los elementos o condiciones de aquélla”.

Señalar que según lo que establecen respectivamente los artículos 30 y 31 del ET el trabajador tiene derecho a seguir percibiendo su salario si se encuentra bajo contrato y el empresario no le puede dar trabajo para desarrollar sin que sea culpa del trabajador no poder realizar el mismo, y que el trabajador tiene derecho a dos gratificaciones extraordinarias, una será por Navidad y la otra la que se acuerde por convenio o entre las partes (empresario con el representante legal de los trabajadores). Destacar sobre estas que las mismas podrán ser prorrateadas dentro de las doce mensualidades que se abonan a lo largo del año.

Y finalmente, un punto muy importante, el de la liquidación y el pago del salario. Todo lo relacionado con este punto se encuentra enmarcado en la legislación laboral, dentro del artículo 29 del ET y quizá, lo más relevante de destacar lo encontramos en el artículo 29.1 del ET donde se dice que “la liquidación y el pago del salario se harán puntual y documentalmente en la fecha y lugar convenidos o conforme a los usos y costumbres. El período de tiempo a que se refiere el abono de las retribuciones periódicas y regulares no podrá exceder de un mes”.