La ley y el adelantamiento de vehículos

0
2960

Mientras conducimos realizamos muchas acciones que se han convertido en “automáticas” para nosotros, entre las que se encuentra el adelantamiento de vehículos, y pocas veces caemos en cuenta que todos los ámbitos de la conducción están regulados y, por supuesto, muy pocos recordamos todo aquello que se nos explicó en la autoescuela: ahora lo ponemos en práctica sin más.

Lo anterior sucede como se decía en todos los ámbitos de la conducción, y uno de ellos, especialmente relevante por su trascendencia y potencial peligrosidad de no realizarlos adecuadamente es el ámbito de los adelantamientos, y es a estos a los que vamos a referirnos en este artículo.

El Reglamento General de Circulación

Destacar cabe que en este artículo nos vamos a centrar meramente en la regulación que de los adelantamientos se hace en el Reglamento General de Circulación que aplica y desarrolla el articulado de la Ley sobre tráfico, sin entrar en este artículo en otras consideraciones de otras leyes o preceptos que pudieran resultar de aplicación, como por ejemplo, pero no de forma exclusiva, las consecuencias penales que se pudieren derivar de una conducción temeraria u otras.

Dicho de otro modo, vamos a tratar del aspecto meramente legal, técnico reglamentario que dicta la normativa que rige el adelantamiento, pero no nos adentraremos en otros supuestos o ilícitos penales que pueden comportar, no su mero incumplimiento, sino la dolosa o ilícita actuación de otros aspectos que puedan producirse de forma análoga a éste.

Preceptos generales

Como primera consideración clave respecto lo que dice la ley de como se deben practicar los adelantamientos es que los mismos, con carácter general deben de ser practicados por la izquierda. Ello lo establece así el artículo 82.1 del RGC el cual dice en su literal que “en todas las vías objeto de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, como norma general, el adelantamiento deberá efectuarse por la izquierda del vehículo que se pretende adelantar (artículo 32.1 del texto articulado)”.

Como excepción a la regla general del adelantamiento de vehículos por la izquierda la misma norma dicta que “por excepción, y si existe espacio suficiente para ello, el adelantamiento se efectuará por la derecha y adoptando las máximas precauciones, cuando el conductor del vehículo al que se pretenda adelantar esté indicando claramente su propósito de cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese lado, así como, en las vías con circulación en ambos sentidos, a los tranvías que marchen por la zona central (artículo 32.2 del texto articulado)” y que “dentro de los poblados, en las calzadas que tengan, por lo menos, dos carriles reservados a la circulación en el mismo sentido de marcha, delimitados por marcas longitudinales, se permite el adelantamiento por la derecha a condición de que el conductor del vehículo que lo efectúe se cerciore previamente de que puede hacerlo sin peligro para los demás usuarios”

La necesidad de que en los casos en los que el adelantamiento implique desplazamiento lateral, la maniobra se advierta mediante la correspondiente señal óptica también resulta un precepto legalmente establecido, como también resulta un precepto legalmente establecido que en los casos en los que el adelantamiento implique desplazamiento lateral además de la correspondiente y mencionada señal óptica que advierta la intención de adelantar, el que adelante deberá “…comprobar que en el carril que pretende utilizar para el adelantamiento existe espacio libre suficiente para que la maniobra no ponga en peligro ni entorpezca a quienes circulen en sentido contrario, teniendo en cuenta la velocidad propia y la de los demás usuarios afectados…” (art.84.1 RGC) y en el caso de que de tal comprobación no se pueda desprender la existencia de tal espacio libre suficiente se deberá desistir de practicar el adelantamiento.

Finalmente, y para mencionar otro de los aspectos fundamentales del adelantamiento, de los otros muchos aspectos generales que sobre el adelantamiento se podrían realizar, decir que “ningún conductor deberá de adelantar a varios vehículos si no tiene la total seguridad de que, al presentarse otro en sentido contrario, puede desviarse hacia el lado derecho sin causar perjuicios o poner en situación de peligro a alguno de los vehículos adelantados” (art.84.1 RGC, segunda parte).

Como podemos ver el adelantamiento de vehículos es una compleja maniobra de la conducción que tiene numerosas implicaciones legales al respecto.