LAS AUTOLIQUIDACIONES COMPLEMENTARIAS EN EL IRPF

0
1043

Es muy habitual que se produzcan errores u omisiones en las declaraciones de la renta ya presentadas, estos errores u omisiones van a provocar un ingreso o una devolución errónea y diferente a la que se tenía que haber realizado de haberse presentado la declaración correctamente.

rentaAnte estas situaciones los ciudadanos tienen que proceder a la regularización de su situación a través de la presentación de las autoliquidaciones complementarias. Nuestra Ley General Tributaria regula dichas autoliquidaciones para aquellos casos en los que se va a solicitar una devolución inferior a la que se ha producido, cuando no se haya producido la devolución por parte de la Administración, o incluso cuando haya que proceder a ingresar una cantidad mayor a la que se ha ingresado en la declaración originaria.

La Ley del IRPF regula los supuestos en los que hay que proceder a la presentación de una autoliquidación complementaria:

  • Percepción de atrasos de rendimientos de trabajo.
  • Pérdida de la condición de contribuyente por cambio de residencia.
  • Disposición de derechos consolidados por mutualistas, partícipes o asegurados.
  • Disposición de bienes o derechos aportados al patrimonio protegido de personas con discapacidad.
  • Cambios de residencia entre Comunidad Autónomas cuyo objetivo principal consista en lograr una menor tributación efectiva.
  • Pérdida total o parcial del derecho a la exención por reinversión en vivienda habitual.
  • Pérdida de la exención de determinadas retribuciones en especie.
  • Pérdida de la reducción del 40% en los planes generales de entrega de opciones de compra sobre acciones o participaciones.
  • Pérdida de la exención de la indemnización percibida por despido o cese.
  • Recompra de elementos patrimoniales que hayan originado pérdidas computadas en la declaración.
  • Pérdida del derecho a la reducción del rendimiento neto de las actividades económicas por mantenimiento o creación de empleo.