Las clínicas jurídicas americanas se implantan en España

0
1606

Una vez más, la influencia americana ha llegado a España, y en esta ocasión ha llegado en forma de aprendizaje. El modelo de clínicas jurídicas americanas está comenzando a implantarse en el país con fuerza. Es interesante porque se trata de un sistema que brinda muchas ventajas a los estudiantes de derecho. Veamos de qué se trata.

Aproximadamente diecisiete Universidades y Escuelas de Derecho han puesto en marcha este modelo americano de aprendizaje. Es muy efectivo para los estudiantes, ya que les permite poder tratar y poner solución a casos reales de clientes.

En otras palabras, las clínicas jurídicas americanas promueven el asesoramiento por parte de los alumnos o estudiantes a clientes reales.

Aunque aún no son muchos centros los que han implantado este sistema, puede decirse que se trata de un método o modelo de aprendizaje que funciona muy bien en Estados Unidos.

Esto permite que los estudiantes se encuentren con casos reales, auténticos, y que puedan aprender a hacer frente a los problemas legales cotidianos y de esta forma resolverlos de la mejor manera posible. Este nuevo modelo de aprendizaje del derecho está comenzando no solo a implantarse en múltiples Escuelas y Universidades del país, sino que está comenzando a cobrar gran fuerza.

El método de las clínicas jurídicas americanas cobra fuerza

Se trata de un muy buen método para conseguir acercar a los estudiantes la realidad antes de que terminen sus estudios. Muchos sostienen que de este modo consiguen salir mucho mejor preparados para hacer frente a los problemas legales diarios con los que cualquier abogado se puede encontrar. Dicho asesoramiento por parte del alumno o estudiante se lleva a cabo de forma gratuita y entra a formar parte de sus estudios, pero con clientes reales, y no con supuestos o casos irreales como se había venido haciendo hasta el momento.

Como resulta evidente, dicho asesoramiento ofrecido por los estudiantes siempre tendrá un profesor o abogado que tutelará a los alumnos y alumnas para poder garantizar en todo momento la máxima seriedad y profesionalidad durante todo el proceso. Destacar que este tipo de sistema de aprendizaje para los estudiantes de Derecho en ningún caso pretende competir con los tradicionales despachos de abogados o bufetes, ya que se trata de un asesoramiento dirigido a clientes que de otra manera no tendrían acceso a un abogado o a este tipo de servicios legales.

Cada escuela o universidad podrá escoger entre aquel ámbito o especialidad que prefieran. Por lo general, la defensa de los derechos humanos o derechos sociales suelen ser los más habituales, aunque no siempre tiene por qué ser así. Todo dependerá de cada Universidad o Escuela. Este modelo lleva aproximadamente funcionando unos 3 años en el país, y se trata de un modelo a seguir voluntario, por lo que los estudiantes en ningún caso se encuentran obligados a seguir este sistema. Los estudiantes interesados son divididos en grupos de un máximo de 6 o 7 personas que cuentan con un tutor que controla cada caso.

Como resulta evidente, muchos de los casos que se llevan en las Escuelas o Universidades proceden de la escuela de negocios así como de su laboratorio de emprendedores, aunque también son aceptados casos que procedan de fuera, siempre que cumplan con una serie de requisitos concretos como el no contar con los recursos necesarios para poder asumir este tipo de servicios profesionales.

Aunque en Estados Unidos ya funciona perfectamente y, como se decía, se encuentra perfectamente implementado, hay que señalar que en España aún queda mucho camino por recorrer; aún queda mucho por hacer, ya que aún sigue siendo un sistema muy incipiente en relación a los EEUU.

En Estados Unidos este sistema lleva funcionando prácticamente un siglo, desde el crack del 29, ya que se convirtió en el perfecto método para conseguir acercar la realidad del momento a los estudiantes de derecho y enseñarles a hacer frente a los problemas cotidianos diarios y reales.

Indudablemente, las universidades y escuelas de derecho, poco a poco se dirigen hacia un modelo mucho más americano, mucho más práctico, mucho más real, mucho más representativo de lo que sucede en la sociedad actual. Indiscutiblemente se trata de la mejor fórmula para conseguir que los estudiantes de derecho salgan mucho más preparados de la carrera universitaria.