Las farmacias y la venta online

0
1202

En el mundo actual, puede parecer un anacronismo, pero en España las farmacias aún lo tienen muy difícil para vender por Internet. En un mundo interconectado donde el comercio electrónico es una de las piedras angulares del mismo parece un contrasentido limitar la capacidad de estos negocios de desarrollarse, pero la ley es como es, y debemos conocer las especificaciones que existen al respecto.

Limitar las ventas de las farmacias por Internet es una vez más poner puertas al campo, y un día u otro esas puertas, esos muros, caerán pues son insostenibles. Cierto es que existen sectores que por su importancia, seguridad o vulnerabilidad merecen estar especialmente protegidos y tener regulaciones específicas, pero una cosa es eso y otra es limitar la propia competitividad de las empresas y la libertad de las mismas en una supuesta pretensión de protección de los usuarios.

Entonces si existe tanta dificultad para que las farmacias en España puedan vender en Internet, ¿por qué cada vez más hay farmacias que intentan vender online? Varios son los motivos:

Venta online farmaciasEn primer lugar, el legislador se ha dado cuenta del anacronismo que supone limitar la venta de las farmacias vía online y si bien existen aún muchas limitaciones y restricciones ya se han abierto algunas ventanas legales para que las farmacias puedan vender vía online.

Lo anterior ha llevado a que muchas farmacias se hayan empezado a posicionar en Internet en primer lugar pensando en una futura desregulación completa de la venta por Internet y, en segundo lugar, desde la confianza de operar ya mismo desde la estricta legalidad, si bien en muchos casos muchas de ellas aún se sitúan (la mayoría inconscientemente) en un dudoso terreno de legalidad e ilegalidad.

Y, en segundo lugar, las farmacias han encontrado en la venta de productos de parafarmacia y aquellos que tienen permitido una forma de estar en la red sin incumplir la ley, y además cumplir con lo que se decía en el apartado anterior: ahora se posicionan para estos productos para cuando puedan vender todos sus productos ya estar situadas dentro del comercio online y posicionadas en la red.

Para que una farmacia pueda vender productos en Internet existen muy y distintas variadas obligaciones y restricciones:

En primer lugar, una farmacia no puede hacer (ni en el ámbito online, ni en el ámbito online) publicidad. Ello incluye la necesidad de no hacer promociones farmacéuticas (atención que no de parafarmacia, ahí un buen truco para darse a conocer, una buena y fina línea divisoria entre lo legal y lo no legal) en ningún formato, incluso ni en su Web ni en las redes sociales.

Además, para que una farmacia pueda vender sus productos en Internet tiene que ser una farmacia con establecimiento físico, es decir, tiene que ser una oficina de farmacia “de toda la vida” que habrá una Web y los venda, no puede ser otra empresa. A parte de ello, esta farmacia deberá vender los productos en su misma Web sin intermediarios (por ejemplo, no los puede vender mediante marketplaces tipo Amazon, eBay, Rakuten, etc.) y sólo puede vender productos sin receta médica y siempre y cuando sean para uso humano (no veterinario). Aún existe una restricción más en relación al tipo de medicamento: no pueden ser preparados ni remedios naturales, deben ser medicamentos fabricados industrialmente.

Tal y como se decía, la ausencia de intermediarios es una de las características básicas para que las farmacias puedan vender online, ahora bien, ello tiene una pequeña excepción: una farmacia online sí que puede contratar a un intermediario, al transportista. La misma no debe llevar por sí misma el envío, sino que puede enviarlo por un transportista, pero incluso en este punto la normativa establece su matiz, ya que indica que si bien la subcontrata de un transportista es posible también establece que corresponde al farmacéutico tener un control supervisado del farmacéutico vendedor. Sin duda alguna, un punto algo ambiguo y de difícil cumplimiento.

Finalmente, otras características para que una farmacia pueda vender de forma online son que el cliente al que venden sea un cliente identificado, no puede ser anónimo, las ventas deben quedar registradas por un periodo de dos años. La farmacia no podrá admitir devoluciones excepto por fallos en el envío del mismo y, en tal caso, el contenido del paquete, los medicamentos que incluya deberán ser destruidos.