Las mascotas dejarán de ser embargables

0
808

Sí, como leéis, las mascotas son embargables. Aunque pueda parecer mentira, y aunque suele ser una práctica poco habitual, las mascotas han sido consideradas como objetos durante mucho tiempo, pudiendo ser perfectamente embargables como si de un mueble o un objeto se tratase. Pero esta situación verá muy pronto su final.

Y es que en las últimas semanas se ha estado debatiendo en el Congreso una iniciativa para poder modificar el Código Civil e impedir que las mascotas puedas ser embargadas. Este pasado 14 de febrero el Congreso estuvo debatiendo para llegar a un acuerdo en el cual a los animales de compañía o mascotas se les considerase seres sensibles y no objetos o cosas que puedan pasar de unas manos a otras sin más.

El Congreso aprueba que las mascotas dejen de ser ‘cosas’

El partido político Ciudadanos pedía la reforma del Código Civil para que los animales o mascotas dejasen de ser bienes “embargables” y pasasen a ser lo que son, seres vivos sensibles, no cosas. A lo largo del debate que fue llevado a cabo por el Congreso se exigía que esa reforma admita que son “seres vivos dotados de sensibilidad”.

De hecho, a lo largo de este debate, el portavoz de Ciudadanos ha puesto algunos ejemplos como Rico, Tirso, Taki, mascotas pertenecientes a Rajoy, Iglesias y Villegas respectivamente, así como a su propia perra Minerva para conseguir poner en situación a algunos de los presentes y hacer ver que las mascotas no son “cosas” o “muebles” que pueden embargarse sin más.

Ciudadanos ha señalado que esta reclamación se sostiene con más de 240.000 firmas que han sido recogidas a través del Observatorio de Justicia y Defensa Animal, las cuales fueron presentadas hace unas semanas en el Congreso.

Hay que señalar que en este sentido, el partido Ciudadanos ha encontrado el apoyo que necesitaba a su Proposición No de Ley (PNL) donde se solicitaba una reforma del Código Civil para que los animales de compañía dejen de ser considerados por el mismo como “cosas” así como “bienes embargables”.

Pero en este debate se fue mucho más allá, ya que hubo importantes matices al respecto. El texto que salió adelante incorpora una enmienda que ha sido pactada y apoyada por todos los grupos del Congreso, además de ser respaldada por la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales, donde se solicita impulsar reformas legales para que se les reconozca a las mascotas como “seres vivos dotados de sensibilidad”.

A pesar de que la propuesta fue apoyada por todos los partidos, se encontró con partidos como el PSOE, Podemos, los nacionalistas catalanes y Compromís que buscaban ir mucho más lejos y que pedían además, en la reforma, que se les reconociera como algo más, que se les reconociera como “seres sintientes”, al igual que sucede en las leyes de la gran mayoría de países europeos.

En la Proposición no de Ley presentada por Ciudadanos esto no se reconocía y solamente solicitaba al Gobierno a que llevara a cabo las reformas legales pertinentes para que en el Código Civil se situara a las mascotas fuera de lo que se considera masa patrimonial, de manera que resulten completamente inembargables, indivisibles e intransferibles. Con esta medida se busca mejorar la vida de las mascotas, y el trato que reciben.

Ciudadanos cree que la legislación en este sentido está obsoleta y, aunque el Código Penal ya tipifica como delito la tortura así como el abandono de las mascotas y los distingue de las “cosas”, hay que decir que el Código Civil aún se sigue considerando a las mascotas como un bien patrimonial más.

También hay que señalar que a lo largo de este debate varios portavoces aprovecharon dicha solicitud para abrir un debate mucho más extenso con el fin de impulsar una ley integral de bienestar animal, ya que se trata de algo que aún sigue sin conseguirse.

Algunos portavoces consideraron que esta propuesta es solamente la punta del iceberg, y que el problema existente en la actualidad con los animales de compañía va mucho más allá, debiéndose aplicar medidas mucho más contundentes para garantizar que el máximo bienestar de todos los animales en cuanto a maltrato, vejaciones y abandono.

A pesar de que se trata de un paso muy importante, todavía son muchas las leyes que han de modificarse y las que han de implantarse para conseguir de una vez por todas que los animales en general, no solo los de compañía, se encuentren totalmente protegidos y sean tratados como seres con sentimientos.

Como todos sabemos, el bienestar animal es una inquietud que la gran mayoría de la población comparte, y ello también ha incrementado la preocupación de gran parte de la sociedad por los animales de compañía y su bienestar, tanto por los animales propios como por los animales de terceros.