Las vistas en la jurisdicción civil

0
1542

En este artículo vamos a conocer más sobre cómo se regulan legalmente las vistas judiciales en la jurisdicción civil, específicamente vamos a centrarnos en tres importantes partes de las vistas: su señalamiento, su celebración y la suspensión de las mismas.

Todo lo anterior se encuentra establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), específicamente los puntos mencionados en sus artículos 182, 185 y 188 respectivamente y es en estos son los que aquí vamos a analizar.

El señalamiento de las vistas

Tal y como establece la LEC en su artículo 182.1 “Corresponderá a los Presidentes de Sala y a los de Sección de los órganos colegiados el señalamiento de fecha y hora para la deliberación y votación de los asuntos que deban fallarse sin celebración de vista“, por lo que serán estos los competentes para determinar el señalamiento de una vista.

Para que los que resultan competentes puedan señalar la vista se deberá estar atento a lo establecido en el artículo 182.3 LEC, pues para que proceda al señalamiento el mismo “deberá sujetarse a la disponibilidad de Sala prevista para cada órgano judicial y a la necesaria coordinación con los restantes órganos judiciales“. A la vez también deberá atenderse a las horas de audiencia, al número de señalamientos, a la duración aproximada de la vista en concreto, según hayan podido determinar una vez estudiado el asunto o pleito de que se trate, a la naturaleza y complejidad de los asuntos y en general a cualquier otra circunstancia que se estime pertinente.

Entonces, sujetándose a los criterios e instrucciones anteriores “los Secretarios Judiciales establecerán la fecha y hora de las vistas o trámites equivalentes … gestionando una agenda programada de señalamientos y teniendo en cuenta las siguientes circunstancias” (art. 182.4 LEC)

Celebración y suspensión de las vistas

Cuando una vista se ha señalado la secuencia lógica nos lleva a pensar en la celebración de la misma en la fecha y hora que se ha señalado la misma, llegado ese momento estaremos sujetos a lo establecido en el artículo 185 de la LEC.

Sujetos al artículo 185 de la LEC nos encontramos con el mismo establece en su punto que “constituido el Tribunal en la forma que dispone esta ley, el Juez o Presidente declarará que se procede a celebrar vista pública, excepto cuando el acto se celebra a puerta cerrada. Iniciada la vista, se relacionarán sucintamente los antecedentes del caso o las cuestiones que hayan de tratarse“.

Posteriormente “...informarán, por su orden, el actor y el demandado o el recurrente y el recurrido, por medio de sus abogados, o las partes mismas, cuando la ley lo permita” (art. 15.2 LEC). Y en siguiente lugar “si se hubiera admitido prueba para el acto de la vista se procederá a su práctica conforme a lo dispuesto en las normas que la regulan” (art. 185.3). Finalizado esto se dará por “concluida la práctica de prueba o, si ésta no se hubiera producido, finalizado el primer turno de intervenciones, el Juez o Presidente concederá de nuevo la palabra a las partes para rectificar hechos o conceptos y, en su caso, formular concisamente las alegaciones que a su derecho convengan sobre el resultado de las pruebas practicadas” (art. 185.4 LEC).

Ahora bien, si bien la secuencia lógica nos lleva a pensar que un señalamiento de una vista conduce a una celebración de la misma no siempre sucede así, pues en algunas ocasiones (tan sólo son válidas las que figuran como motivo de suspensión de una vista según el artículo 188.1 LEC) la vista señalada no puede llegar a celebrarse y se debe proceder a su suspensión.

Para estos casos de suspensión que vengan motivados por los supuestos de suspensión que permite el artículo 188.1 decir que en los mismos se hará “...saber en el mismo día o en el día hábil siguiente al Tribunal y se comunicará por el Secretario a las partes personadas y a quienes hubiesen sido citados judicialmente en calidad de testigos, peritos o en otra condición” (art. 188.2 LEC), y que luego “…el Secretario judicial hará el nuevo señalamiento al acordarse la suspensión y, si no fuere posible, tan pronto como desaparezca el motivo que la ocasionó” (art. 189.1 LEC) y este nuevo señalamiento “se hará para el día más inmediato posible, sin alterar el orden de los que ya estuvieren hechos” (art. 189.2 LEC).