Legalidad del email marketing

0
117

Muchas personas se preguntan si llevar a cabo campañas de email marketing es legal. Esta pregunta es una pregunta común y recurrente en nuestros días, máxime cuando muchas acciones publicitarias se canalizan a través del correo electrónico. Siendo así, la respuesta a la pregunta inicial es clara, pero a la vez matizada: sí, el email marketing es absolutamente legal, pero deben tomarse muchas consideraciones y prevenciones al respecto.

Sin duda, las campañas de marketing son una labor publicitaria comercial de primer nivel en nuestros días. La posibilidad de poder disponer de una buena lista de distribución a la cual poder comunicar mediante correo electrónico nuestras ofertas, promociones o novedades es de valor incalculable y ofrece buenos resultados.

email marketingEl email marketing ofrece buenos resultados, pero los ofrece siempre y cuando la lista en la que se sustentan sea de una calidad adecuada, es decir, que no sea una lista cualquiera, y obviamente debe ofrecer buenos resultados. Pero, además, debe de cumplir con la legalidad para poder ser realizado de una forma adecuada y no tener problemas al respecto.

En realidad, la publicidad mediante correo electrónico no deja de ser publicidad por un canal en concreto, por ello debe tenerse presente que a dichas acciones se les aplicará lo que en general corresponda a la legislación existente en materia de comunicaciones publicitarias comerciales, aunque se puede tener especial observación a los puntos concretos que puedan tratar sobre la publicidad realizada a través de medios electrónicos.

Son distintas las leyes que aplican a la publicidad comercial, y al marketing por vías electrónicas en particular pero, en especial y de forma muy específica y concreta, deberá atenerse a lo establecido en el marco de dos leyes específicas. Por un lado, resulta extremadamente importante lo establecido en el marco de la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) y por la LSSICE (Ley de los Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico).

Muchas son las consideraciones particulares que pueden realizarse en relación con lo que las anteriores leyes establecen, pero existen tres preceptos fundamentales que son los que básicamente, sin perjuicio de otros que pudieran aplicar, aquí nos interesan: la forma de recopilar la información, la forma de conservar esa información y los derechos sobre esa información, sobre esos datos.

Disponer o realizar una base de datos con las direcciones de email de X empresas es absolutamente legítimo y legal pero, siempre y cuando, esas direcciones de correo electrónico se hayan obtenido de una forma lícita, de fuentes lícitas, etc.

Una vez se dispone de esa base de datos es importante que la misma sea notificada adecuadamente a la AEPD y que sea tratada con todos los requisitos que legalmente resultan establecidos. Y, finalmente, es necesario que además de disponer legalmente de esos datos y de tenerlos debidamente notificados y conservados, el titular de esos datos pueda ejercer cualquiera de los derechos que sobre sus datos le corresponden, en este caso estamos hablando específicamente de los derechos denominados ARCO.