Ley de cookies: cómo cumplir con la ley

0
65

La legislación se va adaptando a la aparición de nuevas tecnologías y a la forma de desarrollar estas. Siendo así, hace pocos años hubiese sido imposible pensar en regulaciones legislativas que estableciesen el marco de la navegación en sitios Web. En la actualidad, eso se ha transformado y empieza a existir abundante legislación al respecto.

Una de las leyes más destacadas es la denominada como “ley de cookies”. En este artículo vamos a conocer un poco más sobre la misma y sobre el modo de cumplir con ella.

Muchas son las dudas que las empresas y titulares de dominios Web tienen sobre la forma de cumplir con la denominada ley de cookies y, es por ello que, en este artículo queremos poner un poco de luz respecto a ello.

Ley de cookiesAnte todo tiene que conocerse que cuando se está hablando de la “ley de cookies” en realidad no se está hablando de una ley concreta que se llame así ni de una ley que hable únicamente de las cookies en los sitios Web. El nombre de “ley de cookies” es el nombre popular que ha adquirido un apartado de la LSSICE (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico).

De modo que la denominada ley de cookies es un apartado de esta ley mencionada, una ley que además tiene importantes imbricaciones con la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos), entre otras.

Cumplir con lo establecido en la Ley de Cookies es mucho más que poner simplemente poner el manido y famoso banner en un sitio Web que nos informa de la recopilación de nuestros datos en el mismo. Cumplir con la ley de cookies es cumplir con una serie de requisitos que no deben descuidarse ni menospreciarse.

La advertencia a los usuarios del sitio Web de que desde ese sitio Web se descargarán una serie de cookies en su sistema y quedarán instaladas en el mismo es tan sólo una de las partes de lo que dice la ley.

La ley, por ejemplo, también obliga a que la información que se ofrezca en la advertencia de descarga e instalación de las cookies sea ante todo previa a su realización, a la vez que resulte clara y comprensible para el común de los usuarios.

Lo anterior traducido en la práctica quiere decir que se deberá informar de la descarga e instalación de cookies antes de realizar ninguna descarga y que la visualización del aviso y el lenguaje utilizado deberá ser comprensible para no inducir a error y para que la persona usuaria lo tenga claro antes de aceptarlo.

Más allá del mero aviso de aceptación, en la Web tiene que figurar de forma detallada las características de todas las cookies que se van a instalar, así como de las funcionalidades de éstas una vez instaladas. Una instalación que no deberá realizarse hasta el consentimiento expreso del usuario tal y como ya se ha mencionado, hasta ese momento las mismas deberán permanecer bloqueadas.